Cuestión Política

Salomón Rosas, el gallo potosino

La grave crisis política, social y económica que enfrentamos los mexicanos -donde pareciera no haber solución en el mediano plazo- nos obliga a adoptar con urgencia nuevos derroteros que nos lleven a "puerto seguro" y volver a disfrutar de esa paz duradera que no hace mucho, disfrutábamos todos por igual.

Guerrero, Michoacán, Oaxaca, son entidades incendiadas porque en ellas se permitió todo. Desde el robo descarado del erario público de gobernantes hasta la complacencia a la ciudadanía de que se tomara la justicia por su propia mano.

Empero, no debe permitirse más violencia y esa anarquía, que ya parece ser el común denominador en donde los cuerpos policíacos -¿existen de verdad?- han "abandonado" a la ciudadanía.

Es cierto, desde hace muchos años, la la población ya no se deja engañar más. Donde los "asaltantes con fuero" -gobernadores y presidentes municipales- saqueaban a su antojo las arcas estatales.

Por todo ello, hoy en San Luis Potosí, estado que todavía goza de paz social y "buenos modales" de los sectores de la población, en unos meses enfrentará votaciones para elegir al mejor candidato al gobierno estatal.

De ahí que entre los consensos ciudadanos haya surgido el nombre de Enrique Salomón Rosas Ramírez, diputado federal en la pasada LXI Legislatura, como el más formal de los aspirantes a la primera magistratura estatal y quien podría preservar esa paz social que todavía gozan los potosinos.

Salomón Rosas, hombre joven y con alto reconocimiento no solamente en aquella entidad sino a nivel nacional -ha sido más de una docena de veces delegado del Comité ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en diferentes partes del país- posee una estructura sólida y arraigo entre sus coterráneos potosinos, como para ser designado el "hombre fuerte" del instituto político tricolor.

Y de verdad, tanto la dirigencia nacional y la local del priismo, no deberán equivocarse una vez más, para elegir a un aspirante como Salomón Rosas Ramírez, que llevan la delantera con sus paisanos y le aseguren un gobierno estable y de pacificación a San Luis Potosí.

No hay que olvidar los graves conflictos que enfrentan entidades como Guerrero, Oaxaca, Michoacán se deben además de la impopularidad de sus gobernantes, a su cinismo y frivolidad que parecieran ser alguno de los criterios que toman en cuenta las dirigencias partidistas, en este caso el Revolucionario Institucional.

Los tiempos ya cambiaron. Y en algunos casos como los estados mencionados, así como Coahuila, Baja California, Chiapas, Tabasco, la gente se cansó de tanto atropello de autoridades. De la barbarie y el odio fomentado por los gobernantes en turno, que no terminan por hacer bien su trabajo.

El Estado de San Luis Potosí no será la excepción. Ahí está Salomón Rosas Ramírez. El Partido Revolucionario Institucional y sus críticos tienen la palabra. No deben dejar de lado los pros de este político.