Cuestión Política

Roberto Borge ya, ¿y Félix González?

Al correr de los días, comienza a destaparse la podredumbre que dejó el ex todo, Roberto Borge Angulo –menos lo rufián– en Quintana Roo y quizá, si la Fiscalía de esa entidad y la Procuraduría General de la República (PGR) le fincan con sustento jurídico, responsabilidades penales por su deshonesto actuar y en contra de los intereses de los quintanarroenses.

Deberán ser escrupulosos los abogados que recopilarán la información que inculpe a Borge, quien quizá pensó como su antecesor, Félix González Canto, senador de la República que no se le acusaría nunca de las fechorías que cometieron, en detrimento de la entidad.

Cínicos y hasta farsantes, ambos personajes endeudaron Quintana Roo a límites escandalosos y a grado tal que el estado más rico del país en el ramo turístico, es el quinto más endeudado de la república.

Empero, mientras los desfalcos son aclarados y si en verdad, el régimen de Carlos Manuel Joaquín González actúa de manera impecable para cifrarle cargos por el ilegal y ofensivo enriquecimiento milmultimillonario de Borge y su pandilla, en el que se encuentra el yucateco Juan Pablo Guillermo, otro de los causantes endeudadores del patrimonio quintanarroense y quien presume a sus allegados su nuevo jet particular.

Ambos –Roberto Borge y Juan Pablo Guillermo, entre otros– deberán encabezar la lista de los futuros reos del gobierno estatal, acusados por quebranto, robo y delincuencia organizada, quienes con todo el cinismo permanecen hasta el momento, en el goce de los miles de millones que "tomaron prestados" para acrecentar su muy personal patrimonio.

No se necesita ser experto para pensar que Roberto Borge y Guillermo correrán la misma suerte del panista Guillermo Padrés Elías, ex gobernador de Sonora y de su hijo, del mismo nombre, por abusar y enriquecerse a costa de los pingües negocios en que convirtieron los gobiernos que encabezaron.

Es cierto, en el caso del ex de Quintana Roo, el no es el culpable único del grave quebranto de esa entidad. Ahí está Félix González Canto, al que le quedan dos años de fuero constitucional, por aquello de que es "legislador" de papel y que sin duda para hacer candidato al entonces inexperto en finanzas públicas –pero ahora qué tal- Roberto Borge.

Le ha de haber torcido la mano para que no lo denunciara por los 12 mil millones de deuda que dejó hace ya casi 6 años y así todos felices para convertir el patrimonio quintanarroense en su multimillonaria fuente de ingresos.

La ciudadanía de Quintana Roo como también de los estados de Coahuila, Sonora, Veracruz, Oaxaca, clama justicia. ¿Será de esa forma? Ojalá.

Por el bien de México y sus instituciones.