Cuestión Política

Redes sociales, el gran elector 2018

Los triunfos de los candidatos independientes en la elección federal del domingo 7 ratificó el hartazgo de la sociedad hacia los partidos políticos, que solo se han dedicado a especular, traficar influencias y medrar con el poder para enriquecerse ilícitamente a escalas que rayan en el cinismo.

Por ello, la ciudadanía dejó en sus acostumbrados hábitats, la mediocridad, el valemadrismo clásico y salió a la calle a apuntalar a través del voto, a quien consideró el nuevo protagonista de la nueva historia electoral que ya se escribe en México.

Las nuevas técnicas de convencimiento, como las redes sociales, endosadas de manera gratuita a la pléyade, fueron factor de decisión de la pasada jornada y será definitoria, de cara a la elección presidencial de 2018, donde los resultados se producirán desde teléfonos celulares, computadoras que manejan expertos en penetración de tuiters y facebooks.

Aunado a ello, tendrán que seleccionarse a candidatos que garanticen que los tiempos de corrupción y prebendas, serán cuestión del pasadoe.

Los mexicanos fuimos testigos el 7 de junio cómo esas redes sociales se convirtieron en los instrumentos que inclinaron la balanza hacia nuevos rostros de la política mexicana, donde la gente ya decidió que la vieja política, la de los cacicazgos y sempiternos líderes, no se llevan con la opinión de los sectores sociales que quieren y actúan por un cambio para todos.

Vi como en Nuevo León las redes sociales fueron el factor de fuerza y definición de Jaime Rodríguez Calderón, candidato independiente a la gubernatura, quien ganó a los del PAN y el PRI.

En Quintana Roo, en Playa del Carmen, José Luis "Chanito" Toledo, del PRI, un hombre joven, valioso, con nuevas ideas para gobernar, obtuvo un triunfo contundente con más de 84 mil votos y que establece también un récord de votos en una elección intermedia.

Chanito tiene gran penetración y presencia por el trabajo que ha desarrollado y por las redes sociales que maneja a la perfección, él, su equipo y seguidores que materialmente no descansan para que los sectores de la población conozcan su labor.

El benjamín de la dinastía política, Toledo, se convertirá en los próximos tiempos, en factor de decisión para el nuevo proyecto de estado que ya se vislumbra y en el que se incluirá a las generaciones juveniles para que se alcance el desarrollo que tanto requiere el país.

Ahí está el nuevo parteaguas de la política mexicana: las redes sociales. Al tiempo.