Cuestión Política

Morena escindirá la izquierda mexicana

La aprobación de Morena como partido político ante el seno del Instituto Nacional Electoral (INE) ahondará la escisión entre el PRD, PT y Movimiento Ciudadano, ya que la izquierda unida acabará por conformar una lucha sórdida entre los que detentan el poder y los que quieren arrogárselo.

Finalmente, Andrés Manuel López Obrador, "dirigente moral" del Movimiento de Regeneración Nacional, cerró el último eslabón que le quedaba en vilo para consolidar, ya de manera oficial, su esquema en búsqueda, por tercera ocasión, de la candidatura a la presidencia de México y poseer recursos propios para financiar su campaña.

De esa forma, el experredista ya no tendrá más obligación de quedar bien con las tribus que lo entronizaron y a las que pagó mal por su excesivo protagonismo, entre otras causales que al final lo bifurcaron en la propia izquierda.

A pesar de lo que esgrima AMLO tampoco tendrá más a su disposición, las coaliciones partidistas para alzarse con un triunfo en los comicios de 2018, cuando se realicen las elecciones presidenciales y a las que les "echó el ojo" tras su pérdida en 2012 frente a Enrique Peña Nieto.

Otro aspecto de gran utilidad a partir de hoy para López Obrador y por el que desdeñará con mayor rencor a las huestes izquierdistas, será el financiamiento que recibirá del INE al convertirse Morena en partido político.

Tampoco tendrá que hacer más conjuros en lo oscurito para recibir financiamientos para sus largas campañas electorales, en las que se le cuestionó muchas veces del porqué de tantos recorridos en lugares poco transitables y que causaban gastos onerosos al gasto corriente del PRD, PT y el desaparecido Convergencia.

De esa forma, López Obrador disfrutará, desde su intimidad, lo que se siente ser dueño de una franquicia política, las que tanto ha criticado y vilipendiado porque las considera prebendas de privilegio que endosa el INE – antes IFE – a grupúsculos que en nada ayudan al desarrollo nacional.

Como lo hizo con el Partido de la Revolución Democrática, ahora en Morena, pondrá, quitará y se deshará de líderes y candidatos que considere indisciplinados o no afines a sus intereses personales.

Tras muchos años de lucha, el dos veces perdedor de las elecciones presidenciales, logró su objetivo y pretenderá escribir otra nueva historia de su paso por la política mexicana, tan sui géneris y que da cabida a los personajes más raros e, incluso, nunca afines al grueso del conglomerado.

Lo trascendente de este tiempo será ver lo que apuntarán sus afiliados, sus aliados naturales y los que se auto marginaron a partir de su alejamiento del seno del sol azteca que le costó acres críticas e insultos por su actuar frívolo y personalista.

A partir de los comicios de 2015, comenzará a medirse la penetración que tendrá Morena en el ánimo de los mexicanos, cuando sus simpatizantes sean candidatos a la LXIII Legislatura federal y a elecciones locales, entre ellas la de la ciudad de México , donde AMLO y sus huestes vivan por vez primera con su partido la historia que escribirán para bien o mal, la singular política a la mexicana.