Cuestión Política

Mancera y el Hoy no Circula

Ante la falta de sustento técnico para justificar la inmovilidad de 500 mil vehículos diarios en el Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera jefe del gobierno capitalino, echará marcha atrás a su "anuncio triunfal" de la semana pasada, cuando voz en cuello amenazó a los habitantes de la ciudad de México, municipios conurbados y entidades circunvecinas de que con autos vetustos no circularían por la metrópoli.

Y Mancera Espinosa alzó los brazos en señal de triunfo sin meditar un instante, de que el vox populi se le echaría encima -como aconteció- por la impopular medida que afectaría, como siempre, a los más desprotegidos.

Ha sido ya tanto el revuelo y malestar causado por el sucesor de Marcelo Ebrard, que la Comisión Permanente del Congreso de la Unión ya prepara un exhorto para que Mancera y sus colaboradores den a conocer con argumentos y pruebas contundentes, del porqué no circularían 500 mil vehículos.

Hay que refrescarle la memoria a los capitalinos que "el causante" del Hoy no Circula en el Distrito Federal fue el ahora senador Manuel Camacho Solís -otrora amigo personal de Carlos Salinas- cuando le sonreía la dicha de ser el azote de los capitalinos.

Por supuesto, pese a que lo nieguen, Camacho y Salinas idearon el programa para beneficiar a los concesionarios de automóviles, con el fin de que éstos vendieran más unidades porque entonces, la industria vehicular estaba en crisis.

Diseñaron una estrategia para inventar que todos los automotores que circularan por la capital del país, deberían ser evaluados y revisados con implementos casi científicos para que no contaminaran por las buenas o malas condiciones del motor.

De ahí nacieron los cientos de verificentros enclavados en las 16 delegaciones que integran el Distrito Federal, para que éstos se convirtieran en un pingüe negocio para autoridades capitalinas como para los privilegiados de Camacho Solís y los concesionarios particulares.

So pena de que no cumplieran con la norma ambiental, los dueños o poseedores de los autos no podrían obtener los engomados de cinco colores, los que clasificados, determinarían qué día descansarían vehículos con más de seis años de antigüedad o que no cubrieran lineamientos ecológicos.

Y como resulta casi siempre una buena empresa para el gobierno saquear al contribuyente y pese a que Camacho se comprometió que el Hoy No Circula se mantendría solo unos años, el "negocio" le reditúa cientos de millones de pesos al régimen del PRD y por eso no lo sueltan.

Mancera ya se relamía los bigotes con sus 500 mil vehículos estacionados "a fuerza" todos los días, que significaría a los concesionarios otra sustancial utilidad en el corto y mediano plazo.

Pero le recordaron sus sesudos asesores que el año entrante habrá elecciones en las 16 delegaciones y se renovará la Asamblea Legislativa. Que la draconiana medida le restaría miles de votos al PRD con lo que podría perder la hegemonía solaztequista en la gran capital. Y Mancera no quiso arriesgar.