Cuestión Política

Korenfeld, un peso menos para Peña Nieto

Y el hilo se rompió por lo más delgado. A David Korenfeld Federman, titular de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), no le quedó más remedio que renunciar al encargo, luego de ser exhibido en el moderno tribunal inquisidor de México: las redes sociales

Por ello, el hasta ayer funcionario de la Conagua que cometió un error grave, al solicitar fuera trasladado al aeropuerto de la ciudad de México en un helicóptero de esa dependencia e irse de vacaciones de Semana Mayor para esquiar con su familia a Vail, Colorado, tuvo que ser "decapitado" por su osadía y quien tuvo que sufrir el escarnio público de sus detractores.

Los abusos constantes y excesos cometidos por algunos integrantes del equipo cercano al presidente Enrique Peña Nieto, -entre ellos, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, aunque se haga el occiso- han originado la derrama de bilis de los ciudadanos más ortodoxos que piden sangre en la piedra de los sacrificios. De ahí que Korenfeld fuera sacrificado.

El problema para el también afiliado al Partido Verde (PVEM), se suscitó a partir de que la aeronave gubernamental se posicionó en un terreno del fraccionamiento Bosque Real, el pasado domingo 29 de marzo, para trasladarlo con su familia al aeródromo capitalino.

A partir de que el ex funcionario fue fotografiado en el helicóptero referido, los ataques al gabinete de Peña Nieto se hicieron "trending topic" –temas de más referencia de los tuiteros- con lo que al Jefe del Ejecutivo federal le abrieron otra herida pública para atacarlo sin piedad, en una semana donde de forma habitual y por "idiosincrasia", baja la información.

No obstante las disculpas públicas del también alcalde de Huixquilucan de 2003 a 2006, por sus excesos y quien dijo pagaría a la Tesorería de la Federación el costo del vuelo del helicóptero, sus argumentos no fueron suficientes ni de peso como para convencer al mandatario de la nación de no renunciarlo. El daño, estaba hecho.

Con su dimisión, el ex titular de Conagua refuerza la tesis que pese a ser parte de los allegados a Enrique Peña, los errores se pagan con creces. Otro ejemplo: la renuncia de Humberto Benítez Treviño a la Procuraduría Federal de Protección al Consumidor (Profeco) en los albores del presente sexenio.

La hija del también titular de la Procuraduría General de la República (PGR), en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, y secretario de Gobierno del Estado de México cuando Emilio Chuayffet fungía como gobernador, Andrea, conocida con el hasta Lady Profeco, en el tuiter, fue la causante de que su papá se quedara sin trabajo.

Se comportó prepotente. Al no ser atendida como majestad en un restaurante de la colonia Condesa. Se le ocurrió la puntada de hablarle a inspectores de la Profeco que encabezaba su progenitor, para que clausuraran el comercio por la mala atención a la joven. Su papá fue destituido por la temeridad de la hija.

Con la renuncia del integrante del PVEM, Peña Nieto se quita otra atadura pública más. Respiró de nueva cuenta hondo y profundo tras de la ida de David Korenfeld quien, sin duda, tomará terapias a partir de la semana próxima para que en los próximos encargos públicos que desempeñe, no tenga la tentación de abusar del régimen.