Cuestión Política

Guerrero viola la Ley de Adquisiciones

A pesar de las denuncias civiles en contra de los gobiernos de Tabasco y Sinaloa por más de 20 empresas mexicanas, el Ejecutivo de Guerrero otorgó a la maquiladora china, Cagnan Riwong Craft, la manufactura de más de 200 mil juegos de placas automotrices que canjearán las próximas semanas.

La violación a la Ley de Adquisiciones guerrerense, que se suma a la lista de entidades que persisten en hacer negocios ilegales, no convocó a concurso público a los más de 20 proveedores nacionales que las fabrican, lo que conlleva una serie de perjuicios económicos a empresas y a miles de trabajadores de metales, que quedan en estado de indefensión debido a la corrupción en los regímenes estatales, municipales y federal.

No es posible que funcionarios allegados al jefe del Ejecutivo estatal, Angel Aguirre Rivero, efectúen arreglos ilícitos, luego de corroborar que las licitaciones, que deben ser abiertas para cualquier ciudadano o empresa, sean ilegales.

Si bien es cierto que los regímenes estatales y municipales son autónomos, ello no implica que se violente el estado de derecho, toda vez que en México hay empresas con calificación internacional que manufacturan placas para automotores y que son desplazadas por el capricho de un puñado de bandidos. Pese a los pronunciamientos del presidente Enrique Peña, éstos mantienen intocables sus cotos de poder.

Hace poco más de un año, los gobiernos de Sinaloa y Tabasco también violaron la Ley de Adquisiciones, ya que otorgaron sin licitación, contratos millonarios para el abasto de placas a la Cagnan Riwong Craft.

En Sinaloa, esa empresa china incurrió en una serie de irregularidades que orillaron a las autoridades del Servicio de Administración Tributaria (SAT) y de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes a sancionarla y multarla con muchos millones de pesos; hasta exigirles la rescisión de diversos contratos.

El SAT solicitó en diciembre de 2011 suspender a la firma oriental, la permanencia en el Patrón de Importadores, debido a que no presentó la declaración informativa con terceros de septiembre y octubre de ese año, ello en virtud de que la Reglas en Materia de Comercio Exterior así lo señalan.

Documentos oficiales del SAT revelan que la empresa china –a la que otorgaron dos contratos, por 331 millones 583 mil 680 pesos del gobierno de Sinaloa y 96 millones de Tabasco, fue multada por 44 millones 349 mil 702.61 pesos no pagar impuestos e incumplir normas mexicanas, el año pasado.

En oficio girado el 17 de julio de 2012, la Administración General de Auditoría Fiscal Federal, dirigido al representante legal de la firma china, se informa de un primera multa de un millón 450 mil 226.26 pesos, por violar la norma mexicana de engomado NOM-050-SFCI-2004.

La dependencia informó en otro oficio girado, que la empresa oriental fue sancionada con una multa que ascendió a 21 millones, 890 mil 812.64 pesos por el Impuesto General de Importación, que no declaró; por omisión del Impuesto al Valor Agregado y, otra, por no cumplir con la Norma Oficial Mexicana NOM-050-SFCI-2004.