Cuestión Política

Guerrero perdió la brújula

Guerrero sin brújula.Y a pesar de la ayuda incondicional del gobierno federal para erradicar la violencia y la delincuencia organizada, el jefe del Ejecutivo estatal, Héctor Astudillo, no ha podido poner en marcha una estrategia acorde a los difíciles tiempos que enfrenta aquel estado, destino turístico por excelencia.

Hombre de buena voluntad y apreciado por los sectores sociales de su natal guerrerense, el gobernante ha predicado en el desierto. No ha descifrado ese enigma y flagelo que azota a ese estado y a la nación en su conjunto, que no sabe a quién dirigirse para controlar a la delincuencia, que no ha sido de-sarticulada por los mandos castrenses encabezados por el gobierno federal.

Es cierto, la corrupción de sus gobernantes que dejaron permear al narco en los niveles de gobierno y que a la postre, causó el quebranto total de las instituciones y del Estado de Derecho, en esa entidad, los programas de fuerza policial y militar quedaron rebasados.

Urge un golpe de timón para restablecer el orden en aquella entidad y también, para que no ocurra como en otros sitiales de nuestra república, la ambivalencia de valores: el aparente encuentro de la paz y la delincuencia organizada que conviertan a Acapulco, Chilpancingo, Taxco e Ixtapa, Zihuatanejo, en pueblos fantasmas.

EN CANCÚN A ERRADICAR EL DELITO

En Cancún, en el municipio de Benito Juárez, quien sí tiene claro el panorama para erradicar el delito y al crimen es José Luis Jonathan Yong, abogado de profesión y recién nombrado titular de la Secretaría de Seguridad Pública, donde tendrá como tarea principal el exterminio de las bandas delincuenciales.

No obstante su juventud, que no será un punto en contra porque ha ocupado ya cargos de alta responsabilidad en la Procuraduría General de la República (PGR) y la Secretaría de Seguridad Pública, entre otras dependencias federales, se empleará a fondo para limpiar la institución que encabeza, y a la delincuencia que tiene en jaque a los cancunenses desde hace ya varios años. Enhorabuena

OTRO GAZAPO DE LUIS MIRANDA

Luis Enrique Miranda, encargado de Sedesol, exhibió de nueva cuenta su frivolidad en la comparecencia que sostuvo con diputados federales el miércoles anterior, al insultar a la legisladora Araceli Damián, de Morena, a quien le expresó "para entenderla a usted, desgraciadamente, no estudié siquiatría".

El mejor amigo de Enrique Peña Nieto demostró una vez más su inmadurez política y que de nada le ha servido ser promovido primero, a subsecretario de Gobernación y luego, titular de Desarrollo Social, porque actúa con la víscera y no con el cerebro, como ha sido su costumbre de manera consuetudinaria.