Cuestión Política

La Descomposición Social En México

La descomposición social que enfrentamos los mexicanos, se debe de manera primordial al rompimiento de los esquemas y a los órdenes establecidos, y no al de los códigos que la misma sociedad impuso a través de los años y que significaron, hasta los últimos tiempos, el freno al libertinaje que ahora lacera la dignidad de todos por igual.

De ahí que los hechos lamentables que se han registrado en la última semana tanto en Quintana Roo –Playa del Carmen y Cancún- y en Monterrey, un caso patético para hacernos reflexionar, que han lastimado a un ente social que ya no sabe a quién encomendarse, ante la pérdida de los órdenes públicos.

Sin duda, los mas lamentables, los hechos sangrientos suscitados en la capital de Nuevo León, dejan un halo de confusión y quizá de no respuesta de una disciplina, que ya no se practica en muchos sectores poblacionales y que, para infortunio de todos, han quedado en el olvido

Si buscamos culpables, la utilización de un arma de fuego en una escuela privada de Monterrey, por un alumno que en apariencia tenía problemas de disciplina, deja al descubierto lo vulnerable que son las instituciones educativas cuando no cuentan ni quieren adoptar programas disciplinarios, que sujeten al orden a quienes pretenden romperlo de forma sistemática.

Ha llegado el tiempo de sujetarnos a un ordenamiento disciplinario como ocurría en el pasado, no tan reciente y en donde el respeto a los valores era la práctica común, tanto en hogares e instituciones educativas, como en centros de trabajo, donde la disciplina se aplicaba como lo establecían los cánones,

Urge que tanto ciudadanía como pater familias y autoridades gubernamentales, confluyamos en un ordenamiento coercitivo, en la búsqueda de una solución que acabe con ese libertinaje que se ha confundido con una libertad que ha caracterizado a nuestra nación por muchas décadas pero que, sin embargo, ha roto todas las barreras de la congruencia y que ya arroja graves consecuencias a más de 120 millones de mexicanos.

En Jalisco no existe el cohecho

Los productores de leche de Jalisco viven ya la mejor época de compra-venta del lácteo, toda vez que la paraestatal, Liconsa, adquiere sus productos sin pedirles nada a cambio, solo calidad.

El delegado estatal de esa empresa, Gerónimo Corona Alcalá, precisó que existen condiciones para exterminar las prácticas de corrupción que existieron por muchos años, en diversos rubros gubernamentales y que originaron que cientos de productores fueran extorsionados para poder vender a Liconsa todo lo que producían.

En una reunión con proveedores de diversas partes de Jalisco, entre ellas, San Miguel el Alto, se dejó entrever que ya no se les pide ni "moches" ni "prebendas" a quienes por largos años han vendido sus productos a las empresas del gobierno federal, debido a que ya se han formalizado trámites y entregas con transparencia y el ordenamiento jurídico.