Cuestión Política

David Parra enfrentará a corruptos

La mala y deshonesta actuación de gobernantes y "representantes populares" del PRI, conllevarán perjuicios sustanciales a quienes han sido elegidos como candidatos a la elección del 7 de junio, donde se definirá el rumbo que adoptará el gobierno federal en la mitad del sexenio.

Y es que personajes como Azucena Olivares y David Sánchez, ex alcaldes de Naucalpan, se empeñaron en desacreditar al régimen priista con una serie de fraudes y pillajes equiparables a los que cometían los afamados cuatreros del oeste americano.

Esa es la realidad que enfrenta Naucalpan y otros más de mil 500 municipios que gobierna el tricolor, por el tráfico de influencias, desvergüenza y bandidaje que cometen en al llegar al poder quienes por designio del dedo flamígero, les otorgan de facto una "corona real" como está convertido desde hace años en sus tres niveles, el gobierno mexicano.

Por ello, en Naucalpan, David Parra, ungido como el representante del PRI, tendrá una dura contienda con los panistas en particular, debido a las raterías cometidas por sus antecesores quienes saquearon sin pudor todo lo que tuvieron a su alcance.

Desde las llamadas cajas chicas. Salarios de policías y de funcionarios públicos, hasta presupuestos etiquetados para obra pública y bacheo, se robaron sin vergüenza, tanto Olivares como Sánchez, convirtiéndose en dos de los más cínicos representantes del partido en el poder.

Ese par andan por las calles, sin recibir siquiera una auditoría OSFEM que los pusiera a temblar por los atropellos en contra del interés de los naucalpenses que han sufrido los desaseos de estos "gobernantes", quienes saquearon hasta bodegas personales, llevándose hasta el papel higiénico.

Es lastimoso que no paguen quienes le han robado al pueblo de México su dignidad. No es posible que persistan en la fama pública sin que sean ni recomendados ni enjuiciados por los robos al erario.

Por ello, para que los mexicanos volvamos a creer en una patria justa y digna, el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, deberá de recomendar a funcionarios de su gabinete que desarrollen una política de equidad y de impartición de procuración de justicia, para que sean sancionados los servidores públicos que le roben al pueblo.

Además de que México avanzaría, se cortaría de tajo cualquier indicio de fraude en contra los mexicanos que estamos hartos del abuso.

Llego el tiempo del cambio. México, no puede persistir el hacerse de lado para no enfrentar el atropello de pillos que sólo han agobiado a la nación y la han depauperado.