Cuestión Política

Credibilidad del PRI, hasta encarcelar gobernantes

En tanto no existan juicios penales apegados a derecho en contra de ex gobernadores y funcionarios públicos encarcelados por los cuantiosos robos cometidos al erario, el PRI no tendrá credibilidad con la ciudadanía que espera castigos ejemplares para quienes dejaron en quiebra a las entidades federativas.

Y es que a partir del "destape" de José Antonio Meade como candidato simpatizante del Revolucionario Institucional, gente que hasta ha seguido al tricolor en "las buenas y en las malas", reiteran que deberá haber castigos ejemplares para quienes de forma impune, se han apoderado de los recursos públicos.

No es posible que ese instituto político persista en defender a gente como Roberto Borge, de Quintana Roo, Javier Duarte, de Veracruz y César Duarte Jáquez, de Chihuahua, entre otros, cuando los mexicanos sabemos qué clase de funcionarios han sido.

Bribones auténticos que a través de la función gubernamental se han servido con la cuchara del mole, para embolsarse miles de millones de pesos del ejercicio presupuestal a su cuenta personal, olvidándose del agravio que cometen en contra de la ciudadanía con mayores carencias.

Si bien es cierto que las redes de complicidad que tejen funcionarios públicos con lo más corrupto del régimen, sirven para que gente de escasos recursos se quede sin los más elementales servicios, lo más grave es que los propios ex servidores se queden sin castigo.

Y es que a partir de que los otrora todo poderosos ex gobernadores sean castigados por las pillerías cometidas, el panorama nacional cambiará de manera sensible, toda vez que los mexicanos no quieren ver en la calle y burlándose de sus coterráneos a quienes han saqueado el erario público.

Por supuesto que "estaremos felices los cuatro" -parafraseando al colombiano Maluma- si a partir del pasado reciente, encarcelan a quienes en abuso del poder, del dinero y del larguísimo cargo público, se valen de todas las artimañas para robarse el dinero que pertenece a los mexicanos, de un presupuesto hecho en base a los impuestos que pagamos los connacionales.

De ahí que los Duarte, los Borge, los González Canto, los Moreira, los Aguirre Rivero, los Ortega Pacheco, los Torreblanca, los Murat y decenas más, deberán pagar por el enriquecimiento ilícito cometido en agravio de todos los mexicanos.

Sin teoría ha comprobar, el Revolucionario Institucional volverá a la senda de la credibilidad cuando sus funcionarios y gobernantes dejen de ser cómplices del botín mal bautizado, cuerno de la abundancia y que no es más que nuestro querido México.


Notas Breves.- La absurda imposición del dueño de Morena, Andrés Manuel López Obrador, de candidatos a diputados federales, senadores y alcaldes, como ocurrió en Quintana Roo, Estado de México, Ciudad de México y Aguascalientes, entre otros, acarreará mayores conflictos sociales, toda vez que dichos aspirantes han sido cuestionados por su negro pasado y por su militancia en el propio tricolor, pero ahora conversos y dizque defensores a ultranza del propio AMLO.