Cuestión Política

Crecen bandas criminales por corrupción

La alta corrupción que enfrentan muchos estados de la república protagonizada por gobernantes y funcionarios de primer nivel, ha originado el crecimiento de las bandas criminales que viven en la impunidad, a pesar de las acciones que ha emprendido el gobierno federal para erradicarlas.

Para infortunio de los mexicanos, en las entidades como Guerrero, Michoacán, Oaxaca y Tamaulipas, por citar algunos de los territorios donde los llamados funcionarios públicos son los que más practican el tráfico de influencias se debe, de manera primordial, a los contubernios existentes en el primer círculo de los mandatarios estatales.

Lastimosamente, los jefes de los ejecutivos estatales permiten toda clase de arreglos, pago de favores y hasta "dedazos" a familiares y amigos íntimos, para que les sean otorgadas, licitaciones, contratos directos, concesiones y hasta plazas sin comisión fija, es decir, aviadurías, todas ellas, por supuesto -adivinó amable lector-, con cargo al erario.

Desde luego, "los elegidos del mandatario" en turno, son los que disfrutan las ganancias multimillonarias que se ofrecen a través de los negocios que el propio Ejecutivo decide a quién otorgar.

En Tamaulipas, la grave corrupción permitida por medio de la Dirección General de Adquisiciones de ese estado norteño, propició se otorgará la licitación a la empresa EDM de México, S.A., para fabricar más de 500 mil placas automotrices para igual número de vehículos que están registrados en el padrón vehicular de aquella entidad.

Funcionarios públicos violaron la Ley de Adquisiciones a su antojo, a pesar de causarle un quebranto de más de 80 millones de pesos al presupuesto de la entidad tamaulipeca, quienes con un dictamen técnico falaz, otorgado por el Centro de Investigaciones e Innovación Tecnológica (CIIT) del Instituto Politécnico Nacional (IPN) le otorgaron a la empresa EDM la licitación en contra de la propuesta presentada por Vitro Fomento Industrial, S.A., que fue de 122 millones de pesos, en tanto que EDM fue de más de 201 millones de pesos.

De ahí que la diferencia de 80 millones de pesos que le han robado los funcionarios públicos de Tamaulipas a sus coterráneos, tendrá que ser sancionada conforme a derecho, ya que no podrá haber transparencia ni presumir de ella el gobernador Egidio Torre Cantú. El mandatario ya habló sobre el tema y afirmó en primera instancia, luego de enterarse de los hechos de corrupción, que debería convocarse a una nueva licitación pública.

Nada de ello se ha concretado por los intereses oscuros y corruptos de sus funcionarios del área de Adquisiciones, ya que el Ejecutivo no puede deslindarse de un grave conflicto que amenaza ya el bolsillo del poseedor de vehículos de su entidad, quien tendrá que pagar la serie de tropelías cometidas por su gente.