Cuestión Política

Corrupción, flagelo de México

En tanto el gobernador de Tamaulipas, Egidio Torre Cantú, reordena los procesos de licitación para convocar a empresas mexicanas al concurso de placas automotrices, deberá responder a inversionistas por las innumerables demandas legales que por despojo, interpusieron abogados de empresarios afectados, al haber permitido dictámenes amañados del Centro de Investigación e Innovación Tecnológica del IPN (CIIT).

El jefe del Ejecutivo estatal ha manifestado que se repondría el proceso, con el fin de que las empresas concursantes, afectadas por las corruptelas de la Dirección General de Compras y Operaciones Patrimoniales del Gobierno de Tamaulipas y que presentaron las mejores ofertas para ganar la licitación, fueron descalificadas con un dictamen técnico falaz, diseñado por esa propia Dirección para darle a EDM de México el triunfo, pese a que su oferta fue la más alta y con un quebranto de 80 millones de pesos al gobierno local.

Lo maltrecho del camino de supuesta transparencia, acorde a los difíciles tiempos que vivimos y que el sistema federal ha salvaguardado con la aprobación de leyes en el Congreso de la Unión, persisten en ser "letra muerta" ante las raterías de funcionaros públicos de los tres niveles de gobierno.

A menos de un año de que concluya su ejercicio como gobernador, Egidio Torre aún tiene tiempo para dejar en claro que su régimen, no fue un esquema de corrupción.

Sabemos que Torre llegó al poder por el asesinato de su hermano Rodolfo, quien era el candidato del PRI a la gubernatura tamaulipeca, fue un hombre con carisma, probo y no se prestaba a componendas ni a ilícitos. Quizá por esa causa fue acribillado a una semana de la elección que sin duda, le hubiera dado el triunfo.

Por ello, Egidio Torre deberá responder a esa nueva convocatoria para la licitación pública de placas automotrices, que ha sido anunciada y por causas diversas no se concreta.

DAVID SANCHEZ DEBERÁ RESPONDER

David Sánchez Guevara, alcalde de Naucalpan, con licencia, deberá responder por el faltante que por más de 60 millones de pesos se detectó en el Organismo de Agua Potable Alcantarillado y Saneamiento (OAPAS) del que fungió como titular cuando era el primer edil naucalpense.

Este miércoles 1 del presente, Rafael Ranero Barrera, síndico procurador de ese ayuntamiento, denunció ante el Cabildo la distracción y pérdida de recursos económicos, en perjuicio de las arcas públicas de Naucalpan.

Al detectar el faltante, la alcaldesa interina de ese ayuntamiento, Claudia Oyoque, pidió la destitución del tesorero del organismo municipal, así como la investigación a fondo para dar con los posibles implicados.

A ese respecto, Sánchez Guevara –apodado ya el Chapulín por sus saltos y deslealtades en la política- quien por sus alianzas deshonestas con el PAN y con la dupla de bandidos y no propiamente de Río Frío, sino del Río de los Remedios de Naucalpan, Azucena Olivares y Guillermo González Martínez, obtuvo el triunfo para ser diputado federal en la próxima LXIII Legislatura.

Ni tardo ni perezoso, negó el desvío por los 60 millones de pesos y señaló, estar dispuesto a dar la cara e incluso a que le practiquen una auditoría para que a nadie le quede duda que Sánchez Guevara es "honrado y honorable".

De su lado, Manuel Elías Prieto, director de OAPAS, adujo que Sánchez Guevara no desconocía que se realizaban inversiones Ficrea. "Sabe perfectamente que se hacían operaciones financieras en el organismo. Como presidente del consejo directivo, estaba enterado de que se hacían dichas inversiones".