Cuestión Política

Arturo Núñez viola la ley

En flagrante violación a la Ley de Adquisiciones Estatal y Federal, el gobierno de Tabasco encabezado por el ex priista, Arturo Núñez, otorgó un pedido y contrato de manera directa, sin concurso, para el emplacamiento de automotores que circulan en esa entidad.

Y es que el jefe del Ejecutivo estatal otorgó por su potestad a la empresa de origen chino, Cagnan Riwong Craft Logo Co. Limited, la concesión graciosa para manufacturar a un costo de 75 millones de pesos, 380 mil juegos de placas a 198 pesos cada uno, que serán utilizadas para que ese gobierno se allegue de dinero, luego de la quiebra que enfrenta tras los malos manejos del ex gobernador, Andrés Granier Melo, preso en la cárcel desde hace más de ocho meses.

Al mandatario del PRD no le importaron las protestas que le hicieron llegar los particulares afectados por la decisión, porque si bien es cierto que los gobiernos son autónomos, no pueden trastocar el estado de derecho y menos si de por medio existe una licitación pública.

Con su decisión, Núñez Jiménez no respetó también los artículos reservados por el gobierno mexicano en los Tratados de Libre Comercio, los cuales esgrimen que las placas y calcomanías de identificación vehicular son dispositivos de seguridad. Por lo cual, su fabricación deberá realizarse en territorio nacional para que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes aplique los controles de calidad consignados en la Norma Oficial Mexicana.

Será interesante observar si el gobernador Arturo Núñez otorgará más licitaciones sin concurso, con lo que en realidad Tabasco será el verdadero Edén de los pudientes como reza su lema.

PAUL CARRILO, POLITICO INEXPERTO

A 100 días de tomar posesión como presidente municipal de Benito Juárez (Cancún) Paul Carrillo ha demostrado falta de oficio político por su escasa experiencia en esas lides porque, con engaños, trató de evidenciar a la pasada administración que encabezó Julián Ricalde, del PRD, al que acusó de dejar en bancarrota y escandaloso pasivo, las finanzas públicas.

Sin investigar y escuchar a su equipo de asesores –que está peor que él- el priista de origen yucateco, arremetió en contra de Ricalde, del que dijo, la deuda heredada rebasaba los 1,900 millones de pesos, producto del "despilfarro y la irresponsabilidad".

Pronto brincó el perredista. Acusó a su ex homólogo de mentiroso y desmemoriado, ya que la deuda que enfrenta Cancún, es producto de los dispendios de las administraciones de los también ex, Carlos Cardín, Magaly Achach, Juan Ignacio García Zalvidea, Francisco Alor Quezada, Gregorio "Greg" Sánchez y el propio Ricalde.

Con ese argumento falaz, Carrillo de Cáceres pretendió desconocer las deudas que tiene ese ayuntamiento, precisamente, reconocidas de forma pública por sentencias y laudos que han ganado empresarios o ex trabajadores.

Más grave aún. La intención del munícipe de Cancún es no reconocer ninguna deuda que según él no haya sido contraída por su administración. ¿Cómo la ve amable lector?