Cuestión Política

Banqueros voraces amedrentan a particulares

La grave crisis económica que enfrentamos los mexicanos. La falta de una adecuada información de parte del gobierno federal ante la nueva miscelánea fiscal, sólo ha servido para que los bancos y las instituciones de crédito se dediquen a amedrentar y a violentar a sus deudores como parte del ya deteriorado estado de derecho de México.

Pareciera ser que ante las medidas draconianas adoptadas por el régimen de Enrique Peña Nieto, el pueblo sigue en la indefensión debido a las "largas uñas" que el propio sistema ha endilgado a los dueños del dinero, llámense empresarios, banqueros, concesionarios y el largo etcétera.

No es posible que los precios de todos los artículos de consumo, de los servicios o de las deudas contraídas con bancos, sin excepción, se hayan ido a índices lunáticos, es decir, lejos del alcance del conglomerado que ya no sabe a quién acudir ante la pertinaz escalada inflacionaria.

Los productos básicos de alimentación, la gasolina, los créditos bancarios y los servicios que ofrecen los particulares por las concesiones gubernamentales, han causado un irreversible quebranto en la economía de la clase productiva de este país que, a pesar de todo, ha enfrentado con heroicidad, o quizá conformismo, los embates del sistema.

Quienes se salieron de toda proporción de mesura son los representantes de los bancos, los que con la violación flagrante de nuestra Constitución, se han atrevido a bloquear cuentas de usuarios y de deudores si éstos no han cubierto en tiempo, los créditos otorgados por esas "instituciones".

Poseo en mi poder, diversas denuncias de particulares que tienen adeudos con Hipotecaria Nacional de BBVA Bancomer, quienes por causas diversas, entre otras la galopante e interminable crisis económica de México, se atrasaron en algunos pagos mensuales, sin que esto represente la caída de dichas cuentas en cartera vencida.

Empero los coyotes de esa paupérrima representación bancaria se dedican a mandar cartas amedrentadoras, amenazantes de verdad, a quienes se han atrasado en una o dos mensualidades por un crédito hipotecario solicitado, que dicho sea de paso, la gente paga con grandes sacrificios debido a que muchos de ellos están en Udis (Unidad de Inversión creadas en 1995 con el fin de proteger a los bancos de empréstitos hipotecarios).

No hay que olvidar que el costo de dichos instrumentos de pago crece todos los meses de manera irremediable, en detrimento de los usuarios de la banca. De ahí los excesos y grandes utilidades que obtienen los banqueros, protegidos desde siempre por nuestro singular gobierno.

¿Quién les pondrá el alto a banqueros y empresarios voraces que persisten en enriquecerse a costa del sufrido pueblo?.

¿Para quién se hizo la justicia y la equidad?. ¡El gobierno federal tiene la palabra!