De watts y octanos

Repartiendo las culpas del gasolinazo

Existen “culpas nuevas” y otras que se han gestado, casi como tradiciones, en nuestro país. Es cierto que el incremento de precios en las gasolinas es una consecuencia directa de la reforma energética. Ya que esta comprende la liberalización de las gasolinas, que no es más que la destitución del monopolio de PEMEX de la comercialización de este combustible. Dicho cambio, también trae consigo el término de una era en la que SHCP determinaba el precio de la gasolina, que además de contar con un enorme subsidio que pagábamos los mexicanos, no reflejaba precios de mercado y quedaba atada a fluctuaciones más por razones políticas y de control de la inflación en nuestro país. Ahora, nuevos jugadores podrán comercializar este combustible de acuerdo a la oferta y la demanda, lo cual deberá traer beneficios a los consumidores finales.


A pesar del descontento por el alza de precios, no hay forma en la que se pueda defender el antiguo modelo que tenían las gasolinas, dicho esquema solamente ocultaba los malos manejos y falta de visión de nuestros gobernantes. Por fin, podemos ver el precio real de la gasolina (el cual se compone de: precio crudo, transporte y almacenamiento, margen comercial, costo de refinación, tipo de cambio e impuestos) y las condiciones precarias en que nos ha dejado el monopolio de PEMEX durante el paso de los años. Es así como las “culpas viejas” se vinculan directamente con Petróleos Mexicanos, quien durante los años de opulencia fue la caja chica de SHCP, la cual utilizó los recursos del Fondo Mexicano del Petróleo para cumplir con otros compromisos. Después, los papeles se invirtieron y nuestros impuestos sirvieron para sacar a flote, en aquel tiempo, a la paraestatal. Como dicen mis colegas abogados; no hay plazo que no se cumpla ni tiempo que no llegue hoy vemos como la corrupción y falta de visón y modernización nos afectan a todos.


La liberalización de las gasolinas es un hecho, ahora esperemos traigan el resultado, a mediano plazo, que nos beneficie. Sin embargo, esto solo será posible con una labor activa para buscar condiciones reales de competencia, esto por parte de la COFECE y la CRE.


FB WattsOctanos / TW themarcohr