De watts y octanos

Política energética de Trump

Sí, ya lo veíamos venir, pero ahora que es una realidad se nos pone la piel de gallina al pensar en que un retroceso, irreversible para nuestro planeta, está a la vuelta de la esquina.

Un cambio de paradigma, hacia una política energética que beneficie al fraking, reviva al carbón y que “quitará las barreras artificiales que se han impuesto para tener mayores recursos” es lo que Trump plantea para el futuro de EEUU.

Se vuelve realmente preocupante, ya que esto afectará, literalmente a todo el mundo, pues el cambio climático no distingue fronteras. Podremos correr, pero no escondernos de las terribles consecuencias de que, el nuevo presidente crea que el cambio climático es solo una farsa. A diferencia de otros temas, en los que en su campaña prometió y hoy los replantea, en cambio climático y energía ya se dieron los primeros ganchos al hígado. El día de ayer, Trump impuso su voluntad a través de una orden ejecutiva para dar marcha atrás a un tema que celebramos hace unos meses: la cancelación de los oleoductos de Keystone XL y Dakota.

A pesar de que el 65% de los estadounidenses considera que se debería de dar prioridad a fuentes alternativas de energía, se apunta en otra dirección.

De igual forma, el “Climate Action Plan” de Obama, está en riesgo de ser desplazado, esto para favorecer al carbón. Recordemos que dicho plan, se enfoca en reducir las emisiones carbono, posicionando a EEUU como uno de los principales líderes en la lucha contra el cambio climático. También, el Acuerdo de París (COP21), en el que se plantea, una serie de acciones y reducciones de emisiones a nivel mundial, puede verse afectado. Debido a que los americanos se encuentran ligados a este de forma no vinculante, ya que nunca fue presentado y aprobado por su congreso. 

Frente a estos riesgos, la firmeza y unidad tendrán que distinguir a las sociedad y gobiernos alrededor del mundo y no dar marcha atrás a los avances en materia de energía y cambio climático, pues esto tendría consecuencias irreversibles para el planeta y quienes lo habitamos.   


FB  WattsOctanos / TW Themarcohr