TORRE AZUL

Rescatar la actividad minera

Todos los sectores de la economía son importantes. El desarrollo sostenido del país exige que cada una de las actividades productivas lícitas crezca y se vea fortalecida. Para tal fin, deben funcionar las políticas económica y fiscal que implementan los gobiernos.

El pobre desempeño de la economía mexicana en lo que va del sexenio es muestra inequívoca de las malas decisiones que se han tomado en la materia.Hay, sin embargo, sectores más golpeados que otros.

El minero es, de acuerdo con lo reportado por el INEGI, el que peor se las está viendo. Mientras el año pasado el PIB creció 2.1%, la minería cayó, por segundo año consecutivo, ahora 2.3% (había perdido 2.2% en 2013).

El mayor problema es que dicho resultado no es sorpresivo.Ya a finales de 2013, cuando el Secretario Videgaray anunciaba la mal llamada “reforma fiscal”, se advirtió sobre las consecuencias que dicho cambio en las reglas impositivas traerían para esa industria.

La Cámara Minera en México, la CAMIMEX, advirtió que de aprobarse la iniciativa, las inversiones en ese sector se contraerían en un 60 por ciento; solamente se crecería en el orden de 12 mil millones de dólares y, únicamente, se obtendrían 40 mil nuevos empleos -en lugar de los 120 mil que se alcanzarían sin la reforma- con un efecto inmediato de pérdida de competitividad; estimación comprendida de 2013 a 2018. Lamentablemente no estaban equivocados. 

El problema es que los proyectos nuevos se han reducido drásticamente y la tendencia es que, de plano, desaparezcan. La lógica es sencilla. No se puede ser competitivo en una actividad cuya carga fiscal es la mayor en todo el continente americano.

No es factible un crecimiento cuando se tienen que absorber incrementos en el Derecho de Aprovechamiento al Agua, en las Regalías sobre las Utilidades en la Producción de Oro y Plata, además del Impuesto Verde en Combustibles y sobre los Dividendos así como la eliminación de la deducción en exploración, actividad que le da vida a un proyecto, y con ello la generación de empleo. 

He demostrado en Tribuna que es necesaria la reducción de la tasa del Derecho Especial sobre Minería, la supresión del Derecho Extraordinario sobre Minería y del Derecho Adicional sobre Minería, así como la deducción de los gastos de exploración para efectos del Impuesto sobre la Renta. No es un asunto menor.

Se trata de defender una de las más básicas actividades del país, que además es fuente de muchos miles de empleos. Por el bien del país, hay que rescatar la actividad minera.


@marcelotorresc