TORRE AZUL

Es México lo que está en juego

Como ciudadano, comprendo que las campañas electorales saturen a la población. Entiendo el hartazgo de muchos mexicanos cansados de escuchar falsas promesas de esos que sólo aspiran al poder para servirse de él. Pese a ello, me siento obligado a tocar el tema consciente de lo que está en juego: el futuro de México.

¿Qué pasaría si la Cámara de Diputados a nivel federal conserva una composición como la que actualmente tiene, con una mayoría priista apuntalada con los partidos que le sirven de comparsa?La primera consecuencia claramente previsible es que la economía mexicana seguirá estancada.

Con un Congreso a su favor, el gobierno federal no tocará el mayor obstáculo para el crecimiento del país, la reforma fiscal, lo que mantendrá las inversiones productivas alejadas y el mercado interno reprimido. Una segunda tiene que ver con el endeudamiento del país. De acuerdo a los datos oficiales, la deuda neta total del sector público, incluida la externa e interna, se ha elevado 33% en lo que va del sexenio.

Con un Congreso a modo no habrá nada que haga entrar en razón a un gobierno que ha mostrado no tener escrúpulo alguno para empeñar al país. La tercera consecuencia, igualmente indeseable, tiene que ver con el ejercicio del gasto público.

Si bien es cierto que se actuó de manera responsable al recortar dicho rubro, también lo es que se ha hecho un uso poco efectivo y poco honesto del erario, lo que se hace más evidente en estas fechas en las que alegremente se despilfarra el dinero de la nación mediante la compra de votos a través de los programas sociales.

Finalmente está el gran tema, la corrupción. El PRI y sus aliados finalmente accedieron – no les quedaba de otra – a avalar el Sistema Nacional Anticorrupción que mi partido impulsó. Si bien al dia de hoy se tiene el aval de los congresos locales, faltan las leyes secundarias que garanticen su aplicación, como coloquialmente se dice, falta la dentadura.

¿Hay algo que garantice que una vez pasadas las elecciones el partido que más se ha beneficiado de las corruptelas – y el Verde, que como buen aprendiz, ya superó a su maestro – se porten de una manera distinta a aquella que los ha caracterizado históricamente, signada por la opacidad y la nula rendición de cuentas? Reconozco el derecho de los ciudadanos que desconfían a sostener sus dudas y a mirar con recelo nuestro quehacer. Pero, más allá de sus preferencias partidistas e incluso de sus fobias por quienes estamos en la política, está el bienestar de México.

En verdad, es demasiado grande lo que está en juego. Todos a participar. 


Face: marcelotorresc y tuiter: @marcelotorresc