TORRE AZUL

El México que amamos

México no es sólo el país de la corrupción y la impunidad; tampoco es nada más el lugar de la violencia y el crimen organizado. Nuestro país es también la suma de todos los esfuerzos honestos y comprometidos que cada día realizamos la mayoría de los mexicanos. Si pese a todas las circunstancias adversas, México se mantiene de pie y creciendo, aunque sea de manera marginal, es porque somos más los que le apostamos al trabajo arduo y a la lealtad con nuestros principios.


Es indudablemente cierto que hay muchos y muy graves problemas en nuestro país; pero también existen otras muchas cosas que nos llenan de orgullo y optimismo. Mexicanos que triunfan en los distintos campos del arte, la ciencia y el deporte; empresarios exitosos que inundan los mercados internacionales con productos de alta calidad, fabricados por las manos expertas de los obreros nacionales; mujeres y hombres que desde las organizaciones civiles y políticas hacen su mejor esfuerzo para crear condiciones de prosperidad para aquellos que aún siguen viviendo en la exclusión. Verdaderamente hay muchos quienes sí creemos y amamos a nuestro país.


Si ya nos quejamos de nuestra realidad, ¿cómo sería sin esos mexicanos que día con día trabajan con entusiasmo y esperanza por el futuro? ¿Cómo sería nuestro país sin aquellos que demuestran su amor por la patria cumpliendo con excelencia con sus responsabilidades? Me agrada y celebro ver cómo muchos estudiantes mexicanos triunfan en el mundo en concursos de matemáticas o de robótica. Ellos representan lo mejor de nosotros y nos mueven a cumplir con nuestras propias obligaciones. Talento sobra en este país.


No hay día en que, a las malas noticias que llenan los diarios, no las acompañen notas positivas que explican la razón por la que, a pesar de tener el gobierno federal más ineficiente y corrupto de la historia, y a pesar de todos los gobernadores del PRI acusados de saquear las arcas de sus estados, México sigue siendo el país que canta, ríe, bromea y atrae con sus múltiples encantos y su inmensa riqueza cultural, al resto del mundo. Ese es el México que todos amamos. 


Face: marcelotorresc / Tuitter: @marcelotorresc