TORRE AZUL

Mercar con la pobreza y la ignorancia

Pobreza e ignorancia son sus grandes aliadas. El estudio de Parametría publicado de manera reciente así lo confirma. Es allí, en los lugares en los que las carencias son mayores y la escolaridad más baja, en donde consiguen sus votos.

Por eso, en vez de combatir esos males los fomentan. No les importa el costo que sus decisiones perversas traen para el país. Sólo buscan el poder para servirse de él. No es de extrañar, por eso, el uso electorero que hacen de los programas sociales. Son solamente un eslabón más de la cadena de corrupción y malos manejos que los caracterizan. Ya ni siquiera les importa quedar en evidencia.

Sin pudor alguno violentan la veda electoral haciendo “caridad” a cambio de votos. 

Allí, en cualquier parte del territorio nacional en el que predomine la miseria, puede verse con toda claridad a la estructura de la Secretaría de Desarrollo Social, cuyos sueldos pagamos ustedes y yo con nuestros impuestos, operando la maquinaria clientelar; abusando de los que menos tienen y los que menos saben. No nos equivoquemos: Quienes entregan su voto a cambio de una dádiva son víctimas también.

Es la ambición desmedida de los que los han mantenido en esa condición la que debe ser cuestionada.

Es por eso que los legisladores de Acción Nacional hemos venido exigiendo la destitución de Rosario Robles y de todo su equipo de operadores electorales. Porque son ellos los principales responsables de que las injusticias prevalezcan. 

Quienes lucran con la pobreza y con la ignorancia, muestran lo poco que aman al país. Quienes se aprovechan de los más vulnerables, perpetuando su condición, no merecen estar en la función pública. Quienes arrojan migajas a los que viven en la miseria, en lugar de crearles las condiciones para que con su voluntad y su esfuerzo se superen, no deberían tener el privilegio de gobernar.

Son 800 millones de pesos los que Rosario Robles y su equipo han desviado para la compra de votos. Por eso la denunciamos ante la PGR y ante la Secretaría de la Función Pública. Lo hacemos, además, para que se castigue a los que sistemáticamente violan la ley, en particular, el Artículo 1 de la Constitución que prohíbe la esclavitud en México, pues, no es exagerar decir que la compra de votos a través de los programas sociales, condena a esa condición, la de esclavos, a los más vulnerables.

Seguimos creyendo en que por la vía institucional pueden frenarse los abusos. Por tal motivo hemos dotado de todo el andamiaje legal para que el presidente Peña, sin pretextos, obedezca su mandato de cumplir y hacer cumplir la Constitución.

Tiene el deber actuar como hombre de Estado y no como líder partidista; como alguien que cumple la ley y no como cómplice de los que mercan con la pobreza y la ignorancia. 


Face: marcelotorresc y tuiter: @marcelotorresc