TORRE AZUL

Jóvenes contra la corrupción

Permítanme retomar un dato del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado: El valor de la corrupción en México equivale anualmente al 10% del Producto Interno Bruto (PIB). ¿Por qué esto es tan relevante? De acuerdo a las estimaciones del Banco de México, el país crecerá 3.08%, lo que significará la creación de 688 mil nuevas plazas laborales.

Con esos datos, calculen los miles de empleos que se han perdido cada año a causa de la corrupción y que, sin este mal, estarían allí listos para que los jóvenes egresados de las escuelas y universidades se incorporaran a las filas productivas y pudieran enfrentar con éxito las múltiples dificultades que supone la vida en nuestro país.  Todos somos víctimas de la corrupción. Sin embargo, me queda claro que son los sectores más vulnerables de la población los que pagan un costo mayor.

No son un secreto para nadie las deficiencias del sistema educativo y ahora, gracias al trabajo de la Auditoría Superior de la Federación, sabemos que en mucho se debe a que los recursos que se destinan para tan noble fin, son manejados incorrecta y de mala manera 9 mil 229.9 millones de pesos correspondientes al ejercicio 2013 de los recursos del Fondo de Aportaciones para la Educación Básica, mismos que desaparecieron en las entidades federativas.

Así, con una educación deficiente y sin las oportunidades laborales que se merecen, los jóvenes sufren en carne propia las consecuencias de los malos manejos de unos cuantos que olvidan que la función pública es para servir y no para servirse. 

Esa es la relevancia de la creación del Sistema Nacional Anticorrupción, por la que la bancada de mi partido en la Cámara de Diputados ha luchado tanto. Lo es también, mi convocatoria para que los jóvenes en la Laguna participaran con sus propuestas en un concurso que, más allá de lo que pudo significar en términos de los reconocimientos ofrecidos, sirvió de ventana para conocer a fondo la manera en que los jóvenes perciben la corrupción y saber cuáles son las alternativas que vislumbran para su combate. 

Mi gratitud y respeto para todos los jóvenes laguneros y en especial, en esta ocasión, aquellos que enviaron sus propuestas confiando en que en mí encontrarán una voz firme que defenderá sus intereses. México necesita como nunca de sus jóvenes. La juventud mexicana no merece que la ambición desmedida de unos cuantos, los prive de un futuro promisorio. 


marcelotorresc  /  @marcelotorresc