TORRE AZUL

Durango: el voto que cambiará la historia

La alternancia en Durango está más cerca que nunca. El PRI lo sabe, por eso, la campaña sucia que ha desatado las últimas semanas en contra de José Rosas Aispuro, candidato del PAN-PRD a la gubernatura.

Lo que no conocen los priistas, es que la ciudadanía duranguense ya no se traga sus engaños; por el contrario, siente que el miedo se apodera del PRI y se dispone a actuar, ante la oportunidad de cambiar la historia el próximo domingo 5 de junio de 2016.

Esa historia, no es otra que la de la corrupción y la ineficiencia; la del poder que es empleado para beneficio personal y no para generar prosperidad entre los habitantes de uno de los estados más emblemáticos del país.

Como resalta el estudio publicado de manera reciente por el Centro de Análisis de Políticas Públicas México Evalúa, Durango es una de las 10 entidades del país con mayor corrupción denunciada por sus ciudadanos; además, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Impacto y Calidad Gubernamental 2015, Durango presenta una tasa de prevalencia de corrupción de 14 mil 292 víctimas por cada 100 mil habitantes que es superior a la media nacional (12 mil 590 víctimas por cada 100 mil habitantes).

La impunidad con la que han saqueado su entidad los gobernadores priistas de Durango, han hecho que cada gestión sea peor que la anterior. Es exactamente eso lo que quieren evitar los duranguenses, negándole su voto a Esteban Villegas Villarreal, el gris candidato impuesto por Jorge Herrera Caldera. ¿Por qué la ciudadanía habría de entregar su confianza a alguien que se caracteriza por su ignorancia e ineficiencia, y por su poca tolerancia a la crítica y su todavía menor amor por su tierra?

Se trata de que nos les repitan la receta aplicada por el actual gobernador, quien al tiempo que ha disminuido la inversión pública a casi la mitad en relación al gasto total, pasando del 17 por ciento en 2009 a sólo 8 por ciento en 2015; ha aumentado en 20 puntos porcentuales la deuda de la entidad desde 2011.

El deterioro que se observa en las calles de las principales ciudades de la entidad; y el rezago en el que vive la mayoría de los duranguenses, es producto de décadas de malas administraciones que no han conocido otro camino que el de la corrupción y la ineficiencia. Por eso el clamor en toda la entidad es uno: ¡Ya basta! ¡No más abusos! ¡No más gobernantes que se enriquecen a costa de los ciudadanos!

El devenir histórico está por dar un giro. Así lo dice la encuesta de Parametría, que vaticina el triunfo de Rosas Aispuro quien ha venido teniendo un crecimiento sostenido en la preferencia de los electores.

Los duranguenses saben que tienen en sus manos la oportunidad de un mejor futuro, para ellos y para su estado. Ya no están dispuestos a tolerar a los malos gobiernos del PRI. El cambio se está gestando. Un nuevo comienzo llegará con el voto que cambiará la historia. 


Face: marcelotorresc y tuiter: @marcelotorresc