TORRE AZUL

Democracia y violencia

Quiero hacer un llamado a la responsabilidad. Los tiempos que atraviesa el país son muy complicados y quienes desempeñamos algún cargo público, ya sea como representantes, autoridades o como funcionarios de cualquier nivel, tenemos el deber moral de hablar con la verdad. Hay que reconocer que vivimos una crisis de credibilidad institucional y que ésta se profundiza cada vez que se engaña o se pretender hacerlo, sobre todo en temas tan delicados como la criminalidad y la violencia. 

Hace unos días, el comisionado nacional de Seguridad, Alejandro Rubido, aseguraba a los medios que no creía “que esté en riesgo de ninguna manera la democracia en nuestro país”.

Me parece que se equivoca y que lo hace, por lo menos, de tres formas.

Primero, porque es ampliamente sabido, no sólo en México sino en el mundo, que en todo el país, pero particularmente en algunas regiones como Michoacán, Guerrero y Tamaulipas, la violencia es imperante y la ciudadanía vive con temor. Miedo, que se traduce en su pobre participación en la vida pública. Así lo demuestran todas las últimas ediciones del Latinobarómetro y el informe reciente de la ONU al que el comisionado intentó desmentir.

Allí el segundo error. Lo que se dice en política no debería pasar por el tamiz del interés electoral, menos cuando se maneja una cartera tan delicada como la de la Seguridad Nacional.

Y es que, hay que decirlo, el informe de la ONU que se suma al de otras instancias como Amnistía Internacional y Human Rights Watch, no favorece a la imagen del actual gobierno federal. Pero, en medio de un proceso electoral, ¿cómo aceptar que es muy poco lo que se ha logrado en esa materia, que además fue la que, quienes ahora están en el poder, más criticaron al gobierno de Felipe Calderón? El tercer error del comisionado Rubido, radica en suponer que el dedo de la declaración tapa el sol de los hechos. 

¿Qué pasará cuando, a lo largo de estos meses venideros, se presenten eventos de violencia criminal directamente vinculados al proceso? ¿De qué manera se justificará la autoridad luego de negar los riesgos?El camino que exige México es el de la verdad.

La democracia es vulnerable a la violencia y por eso el llamado de Acción Nacional a cuidarla.El INE, las fuerzas federales, estatales y municipales, la ciudadanía en su conjunto, todos debemos hacer nuestra tarea para que el proceso electoral sea pacífico y ejemplar en su participación. 


marcelotorresc/@marcelotorresc