Finanzas de a pie

El plazo fijo

Principales beneficios:

Mayores rendimientos que las cuentas a la vista, existiendo la posibilidad de que sean superiores a la inflación.

Conoces el rendimiento que te dará el instrumento desde el inicio del período contratado, el cual recibirás al terminar el período.

Al haber plazos de diferente temporalidad, es posible organizar el monto de los ahorros en diferentes cuentas para alcanzar así el máximo nivel de rendimiento posible.

Apoyo a tu autocontrol, ya que no puedes sacar el dinero sino hasta el final del período.

Normalmente tienes la facultad de decidir si quieres reinvertir automáticamente tu capital y el rendimiento generado, que se depositen ambos en tu cuenta eje, o que se deposite sólo el rendimiento reinvirtiéndose el capital.

Cuando son una buena opción:

Para depositar ingresos extraordinarios (Aguinaldo, PTU) y que no planeas utilizar de forma inmediata.

Cuando estás en el proceso inicial de formar un capital (para algún proyecto de inversión,  negocio o para tu retiro), y aún no alcanzas a juntar lo suficiente para participar en instrumentos de inversión.

Para acumular recursos en vista de proyectos personales como la compra de un auto o de la casa.

Para mantener fondos que busquen fortalecerte financieramente y que no requieran de liquidez inmediata.

Sobre la temporalidad de los instrumentos, los más comunes son los siguientes:

Plazo a 7 días. Los rendimientos no son muy grandes, por lo que no justifican, en muchas ocasiones, el riesgo de que no retires de forma oportuna tus recursos, afectando de forma innecesaria tu flujo de efectivo.

Plazo a 28 días o un mes. Utilízalos cuando falte cuando menos un par de meses para que requieras los recursos (Corto y mediano plazo). Por ser una fecha específica al mes cuando vencen estos instrumentos, es fácil administrarlos dando usualmente buenos rendimientos.

Plazo a 90 días. Adecuados para cuando faltan tres meses o más para que requieras hacer uso de tus recursos (mediano plazo) dando en muchas ocasiones rendimientos cercanos o superiores a la inflación.

Plazo a 360 días. Es un plazo muy largo cuya tasa de rendimiento es usualmente sólo un punto mayor a la de 90 días. Son para separar dinero que no usarás durante un año.

 

marcelo.lara@uadec.edu.mx