Finanzas de a pie

Seis maneras de parecer rico y no serlo

Tratando de parecer próspero. Hay un dicho que dice que se debe vestir para el trabajo que uno desea y no para el que uno  tiene, pero eso puede ser llevado a un extremo financiero  perjudicial llevado de la mano del concepto de presunción. 

Parecer empresario. Los empresarios necesitan algo más que una idea para ser exitosos; necesitan paciencia, astucia financiera y suficientes clientes que quieran que sus productos o servicios pero sobre todo que  tengan posibilidad de mantenerse hasta que el dinero comience a fluir.

Muchos piensan que el hecho deponerse a vender o producir algo los convierte en empresarios y se empiezan a comportar como tales. 

Jugar al inversionista. Todo lo que rodea a la inversión hoy día es muy difícil para los inversionistas individuales y más si se trata de generar retornos superiores a los proporcionados por los fondos.

Muchos intentan lograr una riqueza en cuestión de segundos y en el pecado llevan la penitencia. 

Conseguir préstamos para sostener un nivel de vida. Los individuos que tienen una mentalidad de vivir con lujos que no pueden pagar se la pasan buscando dinero lo más rápido posible para soportar su nivel de vida y esto es a través de los préstamo, sin embargo, estos pueden ser una trampa por la altas tasas de interés que se paga por ellos y por la falta de liquidez que genera al no tener una fuente de ingreso alta para cumplir con los compromisos.

Tener tiempos compartidos de lujo. Un tiempo compartido son propiedades en lugares turísticos compartidos por varias personas, cada una con el pago de un mantenimiento accede al privilegio de permanecer allí de una a tres semanas al año. Pero de acuerdo con los expertos, los gastos de mantenimiento son muy altos y los propietarios del tiempo compartido terminan aburriéndose del mismo y es difícil transferirlo. 

Tener arrendamientos muy costosos. Muchos piensan que la casa hace al magnate y esto es un gran error, se hacen de arrendamientos de inmuebles para mantener un estatus de vida y disfrutar de propiedades que su ingreso no puede cubrir y al final la realidad será muy frustrante. 


marcelo.lara@uadec.edu.mx