Finanzas de a pie

Etapas financieras del ser humano

De los 0 a los 13 años: Total dependencia hacia los padres, empieza a fincarse la educación financiera principalmente con conceptos como el ahorro, no se tiene una fuente de ingresos propia y por tanto no hay decisión sobre ellos.De los 13 los 22 años: Estudios y diversión, son los primeros empleos informales y formales, se desprende un poco la dependencia en los padres pero el nivel de gasto y consumo es muy alto dado que es una etapa donde hay poca conciencia sobre el autocontrol. Los papas dejan de ser los maestros, para convertirse en consejeros.De los 22  a los 30 años: Empleo formal profesional o actividad comercial. La persona logra generar ingresos necesarios para cubrir sus necesidades básicas: casa, vestido y sustento, pero sus finanzas aún son frágiles. Empiezan los primeros créditos y vienen algunos lujos.De los 30 a los 40 años:Etapa muy productiva suele incluir el matrimonio y  la llegada de los hijos, tiempo de comprar un terreno o vivienda. Existe la posibilidad de tener una cuenta de ahorro, seguros que nos protejan, fondos para gastos futuros.El crédito se vuelve parte importante de la vida.El problema es la alta dependencia al ingreso generado por el trabajo.De los 40 a los 50 años: Es el tiempo de evaluación ¿Dónde quedaron las metas trazadas de los 30 a los 40? Es esencial tomar el pulso de las finanzas constantemente y en este momento todavía se puede ajustar las inversiones para el retiro y/o AFORE, revisar el crédito de la casa o los estudios de los hijos.De los 50 a los 60 años:Momento de prepararse para el retiro, hacer inventario de los recursos disponibles y acumulados. Analiza tu rentabilidad de los bienes y de las cuentas, organiza tus deudas para pagarlas. Tu capacidad de soportar una mala racha es superior a las etapas anteriores. Ya no debieras vivir al día ya que tus ingresos superan tus gastos.De los 60 a los 70 años: La jubilación es el tema central.  Haz una lista de todos tus recursos financieros para que definas cuáles usar primero y cuáles seguir acumulando en lo que te resta de vida. Quizá tengas alguna propiedad que des en renta, o una buena inversión, aquí lo importante es que ya únicamente dependes de tu habilidad para mantener tus finanzas sanas. 


marcelo.lara@uadec.edu.mx