CABLE A TIERRA

Las eternas preguntas

¿Es responsabilidad de los gobernantes procurar el bienestar de sus gobernados? ¿Es responsabilidad de los gobernantes el mantener las condiciones para que los ciudadanos gocen de cabal salud? ¿Es responsabilidad de los gobernantes procurar que sus gobernados puedan acceder a empleos bien pagados? ¿Es responsabilidad de los gobernantes que sus gobernados no tengan dudas sobre la forma en que se gastan los recursos públicos? ¿Es responsabilidad de los gobernantes procurar un modo honesto de vivir que no genere suspicacias en los gobernados? ¿Es responsabilidad de los gobernantes procurar que los ciudadanos puedan salir con toda tranquilidad a las 10 de la noche de sus trabajos sin temor a ser asaltados? ¿Es responsabilidad de los gobernantes  garantizar que los factores de competitividad que colocan a una región como atractiva para inversionistas sean una realidad y no sólo planeación? ¿Es responsabilidad de los gobernantes que una región sea económicamente equilibrada para que los gobernados puedan acceder a una alimentación balanceada, a vivienda digna y a una educación de calidad? ¿Es responsabilidad de los gobernantes que la riqueza se distribuya y no se concentre sólo en unos cuantos? ¿Es responsabilidad de los gobernantes procurar que la información fluya hacia la población para evitar que los rumores ocupen esos espacios? ¿Es responsabilidad de los gobernantes que los mejores hombres y las mejores mujeres ocupen los espacios de decisión pública? ¿Es responsabilidad de los gobernantes que la justicia se imparta y se sigan procesos legales contra quienes cometan delitos al amparo del poder sin importar la cercanía o el parentesco? ¿Es responsabilidad de los gobernantes que las ciudades muestren su mejor cara en materia de limpieza y se tenga la infraestructura urbana para garantizarla? ¿Es responsabilidad de los gobernantes que las ciudades puedan estar comunicadas, iluminadas y accesibles para todo mundo?
Sin concesiones: la respuesta siempre será afirmativa, por si la amnesia.

marcela.moreno@milenio.com