CABLE A TIERRA

Elecciones huérfanas

Más que democracia es una desgracia, dijo un reputado empresario de Coahuila, más que desgracia hay partidocracia, reviró el comunicador más conocido de la Comarca Lagunera. El desgarre de las vestiduras se dio durante una mesa de análisis donde se evaluó la pobreza de las campañas, a los contendientes y las plataformas políticas.

Participaron desde empresarios hasta académicos y un ex consejero electoral. Para la mayoría el mito genial de las elecciones huérfanas, propagado por los partidos con estructuras muy obesas, resulta tan verdadero como la apatía ciudadana que los profetas del desastre anticipan será mayor al 50 por ciento. 

El desaliento ciudadano ante las elecciones se reflejó en ese grupo representativo de la sociedad coahuilense en La Laguna. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que una mentira repetida muchas veces se convierte en verdad como en los mejores tiempos de la propaganda nazi.

Si las elecciones son tan huérfanas convendría adoptarlas. Desalentar la participación ciudadana sólo beneficia a los partidos políticos que no sólo tienen sino que presumen en una actitud de extrema soberbia el voto duro de su mal llamada clientela electoral.

Cuando la gente abandona las urnas no triunfa el abstencionismo, mas bien gana la estrategia de considerar la elección del poder legislativo como poco importante porque no se trata de una alcaldía, de un gobierno estatal, presuntamente más “cercanos” a los ciudadanos.

Qué puede ser más cercano que quien elabora las leyes que impactan nuestras vidas a diario como el pago de impuestos, con presupuestos mínimos para la educación o bien definiendo políticas públicas sin el sentido paritario?Uno de los empresarios argumentó: el costo de no participar en esta contienda puede inclinar la balanza peligrosamente a un solo partido y otra vez, hacer menos representativos a los legisladores.

Llegar a una curul con menos del 50 por ciento de participación ciudadana eso, mas que democracia es una desgracia. 


@marmor68