CABLE A TIERRA

¿Democracia?

Que la encuesta del Barómetro suena más a buenos deseos que a realidad.

De cumplirse la expectativa reflejada en su encuesta más del 70 por ciento de la lista nominal saldría a votar. Las previsiones, sin embargo, no son tan esperanzadoras.

Se calcula que ante este proceso “huérfano” (en Coahuila y Durango no se votan alcaldes ni gobernador) la gente no saldrá a votar como quisieran los partidos con estructura débil.

Punto que favorece a los más robustos, por mas que los líderes de esos institutos políticos digan que no dependen del voto de su estructura. Es su ahorro y en definitiva les protege ante cualquier “eventualidad”. 

Si el proceso electoral no “prendió” durante las campañas fue un mucho culpa del Instituto Nacional Electoral. Los medios estuvieron restringidos ante la duda de que un trabajo periodístico pudiera ser tomado como propaganda. Y ya se sabe: ante la duda abstente. De ahí que los partidos políticos prefirieran el “toca toca” y el abuso de las redes sociales, sin tanto escrutinio del INE. 

En cuanto a los debates, que se organizaron con mas buenas intenciones que con éxito, los ciudadanos ni siquiera pudieron entender la propuesta legislativa de los aspirantes.

Nadie sabe si están a favor de una nueva reforma hacendaria, cuál es su propuesta para regular el uso del agua, cuál es su postura con respecto a la modernización educativa (por supuesto ofrecer becas, no es una postura) y que pien-san qué debe hacerse con la zona metropolitana para el caso de La Laguna, en donde miles piensan en formar un nuevo estado.

En el Distrito 02 de Durango, ni siquiera hubo debate.Como dijo Sam Podolsky, el artífice del cambio en el Centro Histórico del Distrito Federal, votamos por fotos y los pocos que decidan salir a hacer efectiva su decisión votarán por una foto o por un logotipo “muy convencidos”. No sabemos que sea peor. Así está el ejercicio de la democracia en Durango y Coahuila. 


@marmor68