CABLE A TIERRA

#Actuemosjuntosporacuña

Al ver las imágenes de Acuña nos sorprendimos. Nunca en toda la historia de la cobertura informativa en Coahuila habíamos visto un fenómeno climatológico de tal magnitud. El tornado F4 –catalogado así por las autoridades del SMN (con vientos de 320 a 420 kilómetros por hora) se llevó todo a su paso: viviendas,  autos, árboles.

“Sonaron las alarmas, pero no sabíamos bien qué sucedía”. Fue la cabeza del portal de noticias de Milenio.

Y la pregunta es inmediata: ¿de qué sirve tener una Ley de Protección Civil? ¿De qué sirve tener una alarma que suena ante una contingencia ambiental si resulta incomprensible para los ciudadanos? ¿De qué sirve saber que hay alerta de tornados si los probables afectados no tienen información de los lugares más seguros de su vivienda donde puedan guarecerse?Atendiendo lo que dijo  Arturo Quintanar, especialista en Meteorología e Hidrología del Centro de Ciencias Atmosféricas de la UNAM, “los tornados no son inusuales, lo que pasa es que afortunadamente casi no tocan poblaciones importantes…”, tendríamos que pensar que la Tierra siempre nos sorprenderá, al margen del cambio climático provocado por nuestro ánimo depredador y nuestra extrema soberbia. 

Es impresionante ver cómo los habitantes de ciudades como Tokio o el Distrito Federal han tenido que aprender sobre la marcha a convivir más o menos civilizadamente, con la madre Tierra que de tanto en tanto se sacude como para echarnos fuera. Ante la menor amenaza de sismo, permanecen fríos. Observan protocolos de seguridad al pie de la letra.

Salen de los edificios hasta retomar lugares más “seguros”. Si como se afirma los tornados y las lluvias “atípicas” llegaron para quedarse y aterrorizarnos hay que exigir protocolos de seguridad, además de poner nuestra parte.

Mientras, tendremos que aprender y seguir respaldando a quienes perdieron todo por esta advertencia de la Naturaleza. Ahora la solidaridad para con las víctimas es prioritaria. Actuemos juntos por Acuña, en tanto nos preparamos para enfrentar. 


@marmor68