Golden Gate pone fin a su historia negra

El puente Golden Gate de la ciudad de San Francisco, California, un icono por su privilegiada ubicación y belleza, es también el mayor punto negro de todo Estados Unidos en número de suicidios, algo a lo que las autoridades locales tratan de poner fin con una inmensa red de acero para evitarlos.

Solo el año pasado, 46 personas perdieron la vida al arrojarse desde el famoso puente rojo que une la ciudad de San Francisco con el vecino condado de Marin, una cifra que se dispara hasta más de mil 600 fallecidos si se tiene en cuenta a todos los que se han suicidado desde que el Golden Gate fue inaugurado en 1937.

“Solo podremos recuperarnos del golpe cuando el constante goteo al agua de cuerpos de personas haya cesado”, recuerda Dan Barks, vecino de Napa (California), cuyo hijo Donovan se suicidó al saltar desde el puente en 2008.

Barks celebró con lágrimas y gritos de júbilo, junto a otros familiares de fallecidos, la decisión tomada el viernes pasado por la autoridad responsable del puente, el Distrito de Carretera y Transporte del Puente Golden Gate, que aprobó construir una red gruesa de acero debajo del puente que se extienda unos seis metros a cada lado para evitar que la gente salte al mar desde él.

La junta directiva del distrito votó por unanimidad a favor de su instalación, con el objetivo de desalentar a aquellos que quieran saltar desde el puente y, en caso de que lo hagan, impedir que caigan al agua.

“La presencia de la red detendrá a quienes piensen en saltar y, si pese a ello lo hacen, resultarán heridos al caer sobre la red, pero salvarán la vida”, aseguró el director general del distrito del puente, Denis Mulligan, quien explicó que la organización se encargará de recoger a las personas que queden atrapadas en la red.

Los trabajadores del puente detienen cada semana de media a una persona con intención de arrojarse desde el Golden Gate, mientras que dos personas pierden la vida cada mes al saltar desde el puente rojo que el director británico Alfred Hitchcock inmortalizó en su obra maestra de 1958 Vértigo.

Curiosamente, en la película de Hitchcock, el personaje de Madeleine que interpreta una seductora y misteriosa Kim Novak trata de suicidarse arrojándose al mar en el Golden Gate —aunque en su caso lo hace desde debajo del puente en lugar de hacerlo desde la pasarela— y es rescatada por el detective retirado Scottie Fergusson, a quien da vida el actor James Stewart.

El Golden Gate, construido en acero, mide 2 mil 737 metros de longitud (mil 970 metros en la parte colgante), por lo que la instalación de la red será una operación altamente costosa y complicada, que no se prevé que esté terminada hasta 2018.

El puente de San Francisco no es solo el mayor punto negro en cuanto a suicidios de Estados Unidos, sino también el segundo a escala mundial, solo por detrás del puente de Nankín sobre el río Yangtsé en territorio chino.

“Allí donde se han construido barreras de suicidio se ha probado que son cien por ciento efectivas. La gente ha dejado de saltar desde esos lugares”, indica Mulligan, quien pone como ejemplos el puente de Clifton en Reino Unido y el puente Duke Ellington en la ciudad de Washington DC, donde la tasa de suicidios se redujo drásticamente tras la instalación de estas barreras.

La decisión llega después de muchos años de debate en los que los defensores del proyecto han debido lidiar con la oposición de quienes consideran que la red afeará uno de los principales reclamos turísticos de San Francisco y no evitará que quienes quieran suicidarse lo hagan desde parajes aledaños.

Sin embargo, las alternativas a la red afectaban todavía más a la estética del puente, ya que de los cinco proyectos que se presentaron a concurso en 2008, los otros cuatro consistían en alzar muros de entre tres y cuatro metros a cada lado de la pasarela.

La construcción de la red costará 76 millones de dólares, que saldrán de agencias de transporte tanto locales como federales, y de una partida de siete millones de dólares que aportará el fondo para la Ley de Servicios de Salud Mental de California.