Mercados en perspectiva

La vida tiene que seguir

Me está costando mucho trabajo concentrarme en este artículo, cuando más allá de tipos de cambio y tasas de interés, México está atravesando por una etapa muy triste y difícil. Como la mayoría de los mexicanos, siento profundamente el luto por las vidas perdidas y porque muchos se quedaron prácticamente sin nada. Me siento orgulloso de ser mexicano al ver la respuesta de un pueblo que, con más ganas que medios, está tratando de llevar alivio a los damnificados; la respuesta ha sido colectiva en todos los círculos sociales. Qué bueno ver que tenemos miles de jóvenes dispuestos a ayudar y hacer el bien y, aunque sea por unos días, olvidarnos de esa minoría de narcotraficantes y criminales de todo tipo que tanto nos lastima y que ensombrece la tranquilidad que deberíamos tener todos los mexicanos. Como la vida tiene que seguir, quiero comentar lo más relevante en el entorno económico financiero de esta semana: se llevó a cabo la reunión de Mercado Abierto de la Reserva Federal (Fed) y, como se esperaba, no realizó ningún cambio en el nivel de las tasas de interés; sin embargo, sí aclaró que a partir de octubre empezará a reducir su hoja de balance, lo cual quiere decir que ya no reinvertirá en bonos los intereses que le produce su enorme portafolio, además tampoco reinvertirá el monto de las amortizaciones. Hay que recordar que el tamaño del balance de la Fed es de 4.5 trillones de dólares, llegó a ese monto porque —de 2008 a 2014— emitió básicamente esa enorme cantidad de dinero que se usó para comprar bonos a los bancos y así bajar las tasas de interés de mercado y dotar a las instituciones financieras de dinero barato. La mecánica funcionó y gracias a ello la economía en EU está caminando bastante bien, pero ahora el banco central tiene que adelgazar su balance, porque si no lo hace corre el riesgo de que crezca la inflación y no tenga instrumentos para detenerla.

Además de lo anterior, la señora Yellen advirtió que buscará un incremento de tasa de 0.25 por ciento para diciembre, y que el año entrante visualiza tres alzas de 0.25 por ciento cada una.

Lo anterior quiere decir menos liquidez y dinero un poco más caro, dijo que todo esto lo hará muy despacio para no lastimar el crecimiento económico.

Los mercados lo tomaron bien, pero el discurso sí afectó la valuación de nuestra moneda, ya que más tasa en EU significa un dólar más fuerte.

info@cism.mx
@CISomozaMusi
www.cism.mx