Mercados en perspectiva

Ante la reforma fiscal en EU, ¿qué hará México?

Se ha estado diciendo, por parte de la nueva administración estadunidense, que en un par de semanas se presentará la propuesta de reforma fiscal que ha prometido DonaldTrump. Vale la pena mencionar que esta posible reforma es el elemento que más ha apoyado el crecimiento de la bolsa de Nueva York, pero más allá de esto, lo que preocupa es ¿qué vamos a hacer en México para contrarrestar los efectos que la mencionada reforma traerá consigo?

Hasta donde sabemos, la propuesta es bajar sensiblemente la tasa de impuesto sobre la renta tanto a empresas como a individuos; en el caso de las corporaciones, la tasa impositiva hoy es de 35 por ciento y se pretende disminuirla a niveles de 20 por ciento. En México, la tasa de ISR para empresas es de 30 por ciento.

Ante este panorama, México no se puede dar el lujo de no hacer nada; imagínese un escenario donde el impuesto empresarial en EU sea de 20, y el nuestro de 30 por ciento.  ¿Qué empresa, en su sano juicio, se querrá venir a establecer en México?, cuando si lo hace en EU su tasa impositiva será 10 por ciento más barata. 

Es claro —cuando menos para mí—, que si se aprueba la reforma fiscal en EU como la conocemos, México estará obligado a bajar la nuestra cuando menos al mismo nivel que la de ellos. Pero ¿cómo vamos a bajar impuestos cuando la Secretaria de Hacienda está arañando las paredes para lograr el presupuesto 2017?, de dónde sacaremos dinero para cubrir el agujero que una baja del ISR representaría.

Yo no tengo ni la menor idea, pero lo que sí me gustaría es saber y oír qué está pensando la Secretaria de Hacienda al respecto. Yo no sé si es subir la tasa del impuesto al valor agregado (IVA) y además hacerlo en forma generalizada (incluyendo alimentos y medicinas), eso es lo que mayor bien le haría al país, pero no creo que nuestros políticos se atrevan; hay que recordar que la clase política no aprueba cosas buenas para México, únicamente cosas populares.

Otra sería incrementar los impuestos especiales a todo: gasolina, tabaco, bebidas alcohólicas etc., pero también sería ineficiente y ampliamente impopular. Eliminar el ISR  y substituirlo por un IETU es otra posibilidad, que no sé si sea factible; pero lo que sí sé es que ¡hay que hacer algo!

Sería magnífica idea que se empezara a ventilar este tema, mismo que tendrá, a mediano plazo, la mayor importancia.

info@cism.mx
@CISomozaMusi
www.cism.mx