Mercados en perspectiva

Ante devaluación del euro preferimos comprar en dólares

Los mercados concluyeron julio con un desempeño bastante bueno en términos generales; después de haber  tenido sesiones muy volátiles y  negativas, el balance no fue malo, pues el S&P 500 subió 1.97 por ciento, Dow Jones 0.40, Nasdaq 2.84 y la Bolsa Mexicana de Valores tuvo una baja de 0.67 por ciento. La volatilidad vino fundamentalmente ante el temor de que la Reserva Federal suba tasas en septiembre.

La información económica en EU ha sido consistentemente buena, aunque los niveles de ingresos de los estadunidenses sigan ligeramente rezagados y a la espera de un nuevo dato de creación de empleos para el próximo viernes. Si el dato sale por arriba de 220 mil empleos creados, seguramente veremos más presiones para el peso mexicano, porque esto aumentaría la posibilidad de dicha subida de tasas; si el dato sale por debajo de 200 mil empleos, probablemente el peso se aprecie y hasta quepa la posibilidad de posponer esta decisión de alza de tasas. Por otro lado, en Europa el crecimiento económico sigue mejorando, aunque de manera muy lenta, pero a final de cuentas mejora; parece que el programa de expansión monetaria implementado hace un par de meses empieza a rendir frutos, a pesar de Grecia y todos los problemas que esta nación le ha ocasionado a la Unión Europea. Nos siguen gustando mucho los mercados bursátiles de la región, pero preferimos comprarlos en dólares, ya que pensamos que el euro seguirá devaluándose. En cuanto a China, los datos siguen apuntando hacia una desaceleración que puede llevar a ese país a crecimientos menores a 7 por ciento (que es lo pronosticado); producto de esta desaceleración es la baja sensible en los precios de las materias primas o commodities, y este último mes la baja más importante la tuvo el cobre con 9.28 por ciento. Es preocupante que China siga desacelerando, pero pensamos que el gobierno y la autoridad monetaria tienen alternativas que puedan apuntalar el crecimiento o por lo menos evitar que éste caiga más; hay que recordar que ese país tiene más de 1.3 trillones de dólares en reservas, y además el Banco Central tiene bastante margen de maniobra para poder bajar de manera importante las tasas de interés.

En América Latina, en general, la actividad económica se ha venido desacelerando; Brasil es el caso más representativo al ser la economía más importante del bloque —además de estar en recesión— y al ser el real  la moneda más perdedora; su socio comercial más importante —China— no le ayuda ni le augura buenos resultados en el corto plazo. Los mercados emergentes han tenido bajas importantes y, como inversiones a largo plazo, muchos de ellos podrían ya hacer sentido.

info@cism.mx

www.cism.mx

http://twitter.com/CISomozaMusi