Mercados en perspectiva

Al Banxico: inflación más explícita

Ayer salió el dato de la inflación de junio en 0.11 por ciento, muy por debajo de la estimación del mercado de 0.16 por ciento; con este número, la inflación de los últimos 12 meses se situó en 2.54 por ciento. Todo lo anterior no sorprendería a nadie si no fuera por el hecho de que la semana pasada el Banco de México, en su reunión de política monetaria, decidió elevar la tasa de interés de referencia en 50 puntos base, para llevarla de 3.75 por ciento, el nivel anterior, a 4.25 por ciento ahora. El incremento fue importante y sorprendió al mercado; esperaba un alza máxima de un cuarto de punto, cuando muchos pensaban que no haría nada. Del comunicado de la semana pasada se desprende la preocupación de nuestro banco central por mantener controlada la inflación, pero después del dato de ayer sería bueno que el Banxico le diga al mercado lo que sí está viendo y que las estadísticas no muestran.

También sería oportuno comentar por qué cambió el mensaje —en relación con las tasas de interés— y cuál será la política futura a este respecto. Hace algunos meses, el Banxico había dicho que la tasa de interés en México subiría en la medida en que la Reserva Federal moviera su tasa de referencia, pero la realidad es que eso no ha ocurrido. En los últimos siete meses la Fed incrementó su tasa un cuarto de punto y nosotros un punto completo, yo interpreto lo anterior como que nosotros tendremos que hacer lo propio independientemente de lo que la Fed haga; por supuesto, si esta última empieza a subir la tasa de referencia, lo cual es bastante improbable, por lo menos este año, le pondrá presión al Banxico para que suba más la tasa local.

En relación con la inflación, muchos no entendemos por qué el tipo de cambio aún no ha afectado los niveles de precios, pero todos sabemos que esto será inevitable; seguramente el Banxico piensa igual, pero pareciera que la decisión de subir tasas en junio pudo ser un poco precipitada; de cualquier forma, el mercado merece que se le explique por qué.

Incrementar la tasa de interés para controlar el tipo de cambio, o cuando menos moderar su comportamiento, no es suficiente para tener más estabilidad; se requiere una serie de medidas adicionales a las monetarias, dentro de las cuales destacan las fiscales, ya que es ahí donde somos débiles, y la comunidad internacional lo sabe. Por enésima vez se necesita una reforma fiscal integral, para enderezar el rumbo.

info@cism.mx
@CISomozaMusi
www.cism.mx