Mercados en perspectiva

Falta de sensibilidad de los legisladores

Cuando leí los cambios hechos al presupuesto de egresos que presentó el Ejecutivo, lo primero que me saltó a la vista fue la falta de sensibilidad de nuestros legisladores en relación con la situación económica que vive el país. En todos los círculos se ha mencionado hasta el cansancio lo importante que es para México llevar a cabo los recortes propuestos y con esto dar credibilidad a los inversionistas, así como a las calificadoras, de que somos capaces de equilibrar nuestras finanzas públicas, deterioradas por el crecimiento del gasto en los últimos años y el consecuente incremento en nuestro endeudamiento; amén de factores externos que han jugado en contra. A pesar de todo lo anterior, al Congreso no se le ocurre nada mejor que incrementar el gasto, bajo supuestos probablemente optimistas que suben aún más la deuda.

No es que las cifras que se modificaron sean muy importantes, ya que el incremento del endeudamiento es de alrededor de 5 mil millones de pesos, lo malo no es el monto, sino la señal para los mercados y la comunidad financiera internacional. Con la actitud irresponsable de los legisladores se incrementa en forma importante la posibilidad de que las calificadoras internacionales puedan degradar la evaluación de la deuda uno o dos escalones, lo cual nos pondría en el umbral de perder el grado de inversión, que es un reconocimiento que nos tomó muchos años alcanzar, y gracias al cual los flujos de inversión extranjera directa y de portafolios fueran tan importantes en los últimos años. Si perdemos el grado de inversión “no nos la vamos a acabar”.

La tarea del secretario de Hacienda es titánica. Tendrá que contener los reclamos de los legisladores, gobernadores y funcionarios que exigirán más recursos para seguir con programas costosos, muchos de ellos de dudosa justificación. Ojalá tenga el apoyo del Presidente, para hacer bien su duro trabajo; lo que hay en juego es mucho.

info@cism.mx

@CISomozaMusi

www.cism.mx