Mercados en perspectiva

Decisiva, política monetaria de EU

El mercado desea una mala cifra, pues esto alivia la presión sobre el actuar de la Reserva Federal de Estados Unidos; de no ser así, podría pensarse que es momento de subir las tasas de interés.

La volatilidad se ha hecho presente de una u otra forma, pero este año y el final del pasado se caracterizaron porque el ingrediente de mayor peso fue, es y será la decisión de política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Es incierto aún cuándo arrancará ese proceso, pero es inminente.

Las tasas solo irán hacia arriba los siguientes tres o cuatro años, un ciclo inverso y opuesto al que hemos vivido los últimos seis.

Ahora la moneda que se aprecia es el dólar y las demás se devalúan, igualmente el dinero regresa y se invierte en bonos estadunidenses en vez de salir a buscar mejores alternativas.

El banco central de EU tiene en jaque a los mercados mundiales, aunque sepamos que va a actuar y va a subir tasas, no es seguro cuándo lo haga; no lo ha hecho antes ni se puede anticipar la fecha en que lo hará, porque podría matar el crecimiento y dinamismo económico.

Si lo hace demasiado tarde, la inflación podría incrementarse y también deteriorar su economía.

Este viernes vamos a conocer el dato más sensible y al que todo el mundo —literalmente— le pone mayor atención: el de la nómina no agrícola, o dicho en términos más sencillos, el dato de los empleos generados en julio.

De acuerdo con información previa, este número no viene muy fuerte, tampoco viene mal, pero se especula que se crearon 170 mil fuentes de trabajo; cifra buena a secas, pero por debajo de los 220 mil esperados.

Con esto, lo que viene hacia adelante es que si el dato supera los 220 mil las tasas subirán en septiembre; si, por el contrario, es inferior a 160 mil, la tasa puede esperar a octubre.

Paradójicamente, el mercado desea una mala cifra, pues esto alivia la presión sobre el actuar de la Reserva Federal, ya que si el dato sale muy bien, el mercado se va a presionar, al pensar que las tasas aumentarán ya.

En lo personal quisiera ver ya un buen resultado.

Sé que esto pondrá de nuevo a la baja las divisas internacionales y fortalecerá al dólar, que podría ubicarse arriba de 16.70 pesos; si suben las tasas en septiembre podríamos ver al dólar rebasar los 17 pesos.

Es cierto que el peso se va a devaluar más, transitoriamente, pero es necesario terminar con tanta incertidumbre y especulación en torno a la actuación del banco central.

En Somoza Musi pensamos que estos aplazamientos son de carácter de temporal y que una vez iniciado el proceso de alza, poco a poco podemos recuperar terreno.

Vemos al dólar, en promedio, en 15.40 pesos para 2016 y podríamos verlo por debajo de 15 en 2017, una vez iniciada la recepción de flujos, producto de la reforma energética.

Por lo pronto estamos atentos al esperado dato de este viernes, así como al resto de la información económica que se genere antes de la junta de septiembre, misma que de ser mayormente positiva seguramente veremos el primer movimiento en cosa de mes y medio; de no ser así, la incertidumbre y la volatilidad se prolongará.

Al margen de lo anterior, vemos de momento al Banco de México actuar de inmediato; después de la Fed, no antes.

Noticias emisoras

Amx. De acuerdo con el nuevo presidente ejecutivo de la compañía en Brasil, el objetivo de la empresa es liderar los mercados de telefonía celular, banda ancha y televisión de paga en el país sudamericano.

Peñoles. En el segundo trimestre del año la minera reportó ingresos netos por 15 mil 831 millones de pesos, un aumento de 2.3 por ciento respecto al mismo periodo de 2014.

El Ebitda en el trimestre fue de 3 mil 323 mdp, cantidad 0.7 por ciento menor a la registrada en 2014.

Fresnillo. Redujo en 18.6 por ciento su plan de inversiones para 2015, al pasar de 700 millones de dólares a 570.

El ahorro será en el mantenimiento de costos de operación y aplazamientos de los gastos, en los proyectos Ciénega y Pyrites.

info@cism.mx

www.cism.mx

http://twitter.com/CISomozaMusi