Articulista Invitado

Mayor apoyo a Pymes, acuerdo de la 78 Convención Bancaria

La educación y ampliación del crédito ayudará a cerrar la brecha que hay entre las instituciones y los emprendedores.

Estamos viviendo un gran momento para las pequeñas y medianas empresas (Pyme) en México, gracias a una buena combinación de variables que han creado un mayor dinamismo en el ecosistema emprendedor. El bono demográfico, un cambio de mentalidad en los jóvenes, un ambiente macroeconómico estable, el apoyo de las instituciones educativas y gubernamentales, y una banca más receptiva y enfocada al segmento.

Sin duda, las iniciativas de la banca de desarrollo han impulsado de manera significativa a los bancos a desarrollar segmentos que antes eran difíciles de atender, principalmente ayudados por los programas de garantías y el fondeo de Nafin, SHF, Fira y Bancomext. Por ejemplo, Banregio inició con el programa de garantías de Nafin en 2008 con programas más enfocados a “empresas tradicionales”.

Hoy contamos con programas en mayor sintonía con la comunidad emprendedora. Por ejemplo, el programa Crédito Emprendedor Joven fue lanzado por Nafin el mes pasado y va enfocado a apoyar aquellas empresas de reciente creación y que su fundador es menor a 30 años. Cabe señalar que uno de los requisitos para poder ser acreditado de este último programa es certificarse por una aceleradora aprobada por el Inadem. Una mayor educación para las pymes y la posibilidad de otorgar un crédito garantizado ayudará a cerrar la brecha entre nosotros los bancos y el vibrante ecosistema emprendedor.

Con el bono demográfico que estamos experimentando en México y el ingreso a la economía de los famosos Millenials se ha impulsado un cambio tecnológico en varias industrias a nivel internacional.  Aunado con una mayor participación de universidades, fondos de capital de riesgo y entidades federales como el Inadem se ha dado un giro muy positivo al emprendimiento, que nos apasiona enormemente.

En Banregio hemos desarrollado Nexos con las principales asociaciones de emprendedores del país, hemos desarrollado programas de asesoría, mentoreo y capacitación para nuestros clientes a través de alianzas con asociaciones civiles. Esto creará un punto de encuentro que nos permitirá acompañar al segmento emprendedor en su crecimiento y brindarle las herramientas que necesita en las distintas etapas del ciclo empresarial hacia el éxito.

Entendemos también que existen retos que impiden un mayor crecimiento en las pequeñas y medianas empresas. Desde mi punto de vista, el principal problema es la cultura de la informalidad en la que vivimos.

Difícilmente podremos generar un ciclo virtuoso sin información confiable que permita a los bancos otorgar un financiamiento a la medida de sus necesidades, aun con todos los programas de garantías que ofrece la banca de desarrollo. Lo anterior afecta la productividad y viabilidad del negocio en el mediano y largo plazos, sobre todo si existe un recorte de gasto público o un bajo desempeño económico.

La innovación juega un papel muy importante en el desarrollo de productos, servicios y medios electrónicos que permitirá bajar el costo significativamente de los mismos y abarcar un mayor número de clientes. Hemos visto diferentes modelos de atención a nivel internacional que han hecho más accesibles y flexibles los productos de crédito, reflejándose en una mayor productividad en las empresas que tanta falta nos hace en México.

Hoy noto  un regulador muy atento al desarrollo de estas tecnologías, lo cual nos alienta a seguir innovando en este espacio. En Banregio hemos desarrollado un laboratorio de innovación justo para poder aportar herramientas al sistema que logren el objetivo antes mencionado.

En lo personal regreso de esta convención bancaria con el compromiso de seguir apoyando el sector y convencido de que el gobierno está implementando programas contundentes que apoyan al mismo. No será un camino fácil pero estoy seguro de que vale la pena el esfuerzo.