El Psicoperfil

El Psicoperfil de Juan Carlos de Borbón Rey de España

T1. PATRONES DE PENSAMIENTO.

Predomina en él la inteligencia emocional, o sea, la habilidad para adaptar las propias maneras de actuar a partir del conocimiento preciso de sí mismo. Reconoce perfectamente sus fortalezas y debilidades, sus propios estados de ánimo, alta capacidad para la autodisciplina y para la autoestima

También ha desarrollado la inteligencia interpersonal, es decir, la capacidad para observar con agudeza y encontrar las diferencias y variantes en los estados de ánimo, las motivaciones y las intenciones de las personas.

 

T2. PATRONES PARA PERCIBIR LA REALIDAD.

Muy rápido y sensible para captar las expresiones y gestos faciales, así como los diferentes tonos de voz.

Para él, la imagen y la presentación personal son muy importantes, la primera impresión cuenta mucho.

Le incomoda que le hablen de emociones negativas, no aguantaría escuchar por mucho rato a López Obrador.

 

T3. PATRONES DE SENTIMIENTOS GUARDADOS.

Tiene cierta tendencia a la depresión.

 

T4. PATRONES HACIA EL TRABAJO Y LAS FINANZAS.

Es organizado y ordenado, le gusta la precisión, la eficiencia y exactitud.

Es un refinado operador estratégico.

Magnífico ajedrecista.

Después de su abdicación podría desempeñarse como un excelente consultor de altos niveles empresariales.

 

T5. PATRONES DE LIDERAZGO.

Es auténtico en su actuar.

Posee un excelente liderazgo para estimular y potencializar, sabe muy bien cómo motivar a los demás.

Es vanidoso, pero sin ostentación.

Sabe muy bien cómo ocultar sus fracasos.

 

T6. PATRONES DE EXPRESIÓN.

Por lo general, muy cuidadoso al hablar.

Tiende a ser corrosivo.

 

T7. PATRONES PARA ENFRENTAR LOS RETOS Y CONFLICTOS.

Con rapidez pasa de la idea a la acción.

Cuando se fija un objetivo es imposible que desista, entre más dificultades encuentre en el camino crecerá su deseo de alcanzar la meta, voluntad prusiana.

Aunque posee temperamento fuerte y en ocasiones violento, la reina Sofía ha logrado atemperarlo en los momentos más difíciles.