El Psicoperfil

El Psicoperfil de Alejandro Chassin Godoy, organizador de megafiesta en Zapopan

1. PATRONES DE PENSAMIENTO.

Posee inteligencia interpersonal, entendida ésta como facilidad para percibir los estados de ánimo, las motivaciones y sentimientos de los demás y así inducir a que sigan una determinada acción.

También posee inteligencia intrapersonal, es decir, posee la habilidad para conocer sus propios estados de ánimo interior, la comprensión y manipulación de sus fortalezas y debilidades a su favor ante los demás.

 

2. PATRONES PARA PERCIBIR LA REALIDAD.

Muy sensible e intuitivo.

Marcada necesidad de ternura,  atención y aprobación.

Egocéntrico.

Su personaje totémico podría ser “gordolfo gelatino”

 

3. PATRONES DE SENTIMIENTOS GUARDADOS.

De modales refinados para compensar sus carencias internas.

Manipula para lograr que lo amen y encubrir su vacío y soledad interna.

Proclividad al drama y a la inestabilidad en los estados de ánimo, es muy depresivo. 

Guarda fuertes resentimientos hacia el progenitor.

A la progenitora la maneja bien.

 

4. PATRONES HACIA EL TRABAJO Y LAS FINANZAS.

Muy creativo, se le facilitan las artes escénicas y escribir historias dramáticas y románticas. 

Es histriónico.

 

5. PATRONES DE LIDERAZGO.

Fuerte necesidad de llamar la atención.

Su autoestima depende de la valoración que le otorguen los demás.

Es fácilmente influenciable y manipulable por “amigos” y circunstancias.

 

6. PATRONES DE EXPRESIÓN.

Sobresaliente capacidad persuasiva verbal.

Su estilo de alocución es sobradamente impresionista, sin detalles.

De ira y rabia contenida.

Tiende a un tipo de comportamiento seductor algo inapropiado.

Recurre a su apariencia física y a la vestimenta para llamar la atención de los demás. 

 

7. PATRONES PARA ENFRENTAR LOS RETOS Y CONFLICTOS.

Está convencido de que es especial, pero incomprendido por el mundo.

Busca atención a través de manifestar algún padecimiento. 

Manipulador, se deja caer para que lo levanten.

Culpabiliza a los demás para evitar la propia culpa.

Tiende a menospreciar a los que aparecen como exitosos.

El odio y el deseo de venganza son su motor de vida.

Cierta dificultad para distinguir entre el bien y el mal.