La Silla

¿Debate? Ja, ja, ja...

El próximo domingo será el primero de los tres debates programados para confrontar a los cinco candidatos presidenciales.

La idea del debate, de los debates, es poner frente a frente a los candidatos y lograr que expongan sus ideas de gobierno, y luego que entre ellos discutan las diferencias que encuentren sobre temas comunes.

Pero permítanme adelantarles algo: no habrá debate.

Lo que habrá el próximo domingo, estoy seguro, serán cinco monólogos en los que los aspirantes se dedicarán a lanzarse ataques y provocaciones, y poco tiempo dedicarán, si es que acaso dedican algo, para proponer temas y confrontarlos.

Ya veo venir la andanada de descalificaciones, injurias, ataques y buscapiés con el afán de hacer que el rival (en este caso López Obrador) caiga en las provocaciones y pierda el control, con la esperanza de sus adversarios de lograr que insulte a alguien, o cometa una pifia verbal, y luego arremeter contra él en redes sociales y en otras esferas.

Ya veo venir, además, el ninguneo que los rivales de López Obrador tendrán entre sí, argumentando que los otros no están a la altura de las circunstancias, y que ni siquiera deberían estar presentes en la boleta electoral.

Ya veo venir la guerra de bots y humanos (que también los hay) en Twitter y Facebook haciendo hashtags y buscando crear tendencias para demostrar que sus respectivos candidatos ganaron el debate, y los demás fueron una vergüenza para el mundo de la política.

Ya veo venir a los moderadores, todos bien intencionados, intentado conducir un concierto de monólogos a gritos, donde nadie de los candidatos respetará los tiempos establecidos, y nadie se preocupará por cumplir con lo establecido.

Ya veo venir los mítines en diferentes plazas y salones donde los militantes de partidos y frentes festejarán lo que a su juicio será el triunfo de su candidato.

Ya lo veo.

Lo que debería de ver, pero estoy seguro de que no ocurrirá, será un verdadero debate.

 

El banquillo

Mal y de malas.- Vaya mala suerte nos ha caído en materia de seguridad. Resulta que la madrugada del lunes pudo haber ocurrido una tragedia, pues elementos de la Marina atacaron a policías estatales que recorrían la zona de Jilotlán de los Dolores al confundirlos con criminales. Urge, como dijo el gobernador Aristóteles Sandoval, una mejor coordinación entre agencias estatales y federales. Porque lo peor que nos podría ocurrir es tener más muertes, y tensar aún más la situación de la seguridad en Jalisco.

Fuego.- Vaya susto en una boda ocurrida el fin de semana en Zapopan, y donde fuegos artificiales terminaron por incendiar parte del lugar, afortunadamente sin personas lesionadas. Urge que haya más seguridad en el manejo de la pirotecnia en eventos particulares.

manuel.baeza@milenio.com

twitter @baezamanuel