La Silla

Bloqueos: algo inusual

Algo inusual resulta cuando de la nada decenas de personas deciden de manera espontánea salir a las calles para realizar manifestaciones y bloqueos contra la presencia de policías o efectivos militares en una población.

Inusual porque las protestas y bloqueos no tienen una cabeza visible, ya sea un individuo o una organización social. Inusual porque junto con los bloqueos se difunden versiones no comprobadas de abusos policiacos, desaparición de personas, o asesinatos cometidos por las fuerzas del orden.

Inusual, insisto, porque en las manifestaciones a las que me refiero la presencia mayoritaria es de mujeres y menores de edad.

Estas situaciones inusuales corresponden a las manifestaciones ocurridas en Jalisco en días recientes. Todas tienen las características inusuales mencionadas, y todas se dan justo cuando el gobierno federal envía personal de diferentes dependencias para cumplir órdenes de aprehensión ordenadas por la Procuraduría General de la República. Se habla de que mil 200 policías federales están acuartelados en Guadalajara.

Autlán, Ocotlán y Mazamitla se han convertido en los focos de las protestas, obligando a las autoridades estatales a intervenir para retirar los bloqueos, con violencia en el caso de Ocotlán. Todo inusual, pues.

Casos como los ocurridos en Jalisco esta semana hacen recordar bloqueos similares realizados en Monterrey en 2010, cuando la presencia de policías federales y militares desencadenaron hasta doce protestas en una sola jornada. Nunca se supieron de manera pública los detalles de esas acciones, pero hubo entonces quienes aseguraron que el crimen organizado estaba detrás de esas manifestaciones.

Como sea, lo inusual resulta sospechoso. ¿Habrá mano negra en las manifestaciones de Jalisco?

El banquillo

De visita.- temas electorales aparte, resultó interesante la conversación que el pasado fin de semana pude tener con José Antonio Meade, precandidato del PRI-PVEM-Panal a la presidencia de México. Y es que además de su pronunciamiento político, el exfuncionario federal hizo una breve descripción de su relación con Guadalajara, ciudad a la que visitaba “viajando en tren” cuando era joven, pues una tía suya es religiosa de la orden del Sagrado Corazón de Jesús, y estaba avecindada en Guadalajara. También, dijo Meade, llegó a visitar Puerto Vallarta en varias ocasiones, pues la familia de su esposa, Juana Cuevas, tenía un departamento en esa ciudad cuando eran novios, aunque luego su suegro vendió la propiedad, se “queja” el aspirante presidencial.

manuel.baeza@milenio.com

twitter @baezamanuel