Género en su tinta

Complicidad masculina y violencia sexual

La ola de violaciones sexuales a mujeres en La Laguna de Durango ha dejado de manifiesto una serie de graves deficiencias para generar condiciones de seguridad para la población, particularmente para las mujeres. Las condicionantes de género se hacen manifiestas e influyen en la toma de decisiones y en la configuración, en este caso, de las estrategias de seguridad frente a las agresiones sexuales a mujeres. Es decir, si revisamos la estrategia de seguridad al respecto, las mujeres no aparecen en los indicadores de seguridad o inseguridad pública. Las agresiones a mujeres en la comunidad no son consideradas como un indicador para la seguridad pública, de ahí que este asunto de las violaciones a mujeres, tardara tanto en darle respuesta seria y firme. Esto sin considerar la falta de un cuerpo policíaco, lo que enrarece más el contexto social, siendo las mujeres un grupo de la población que queda en franca vulnerabilidad. Otra condicionante de género que queda de manifiesto, es la ceguera masculina para reconocer y tomar acciones para detener las agresiones a mujeres. Es decir los presidentes municipales de Gómez Palacio y Lerdo, ambos varones, así como funcionarios relacionados con la procuración de justicia y los derechos humanos, mantuvieron una posición débil y poco clara frente esta problemática. Lo que en este contexto, facilitó que los agresores vivieran en la impunidad. Ya que el mensaje que se envío fue de silencio, minimizar  la gravedad del asunto y de no asumir la responsabilidad en acciones concretas y eficientes. Esto es un acto de complicidad masculina frete a la violencia de otros hombres. Es un mensaje de misoginia, que se volvió el mensaje oficial de los hombres que ocupan espacios de poder político en estos municipios y en el estado de Durango, y desde diferentes instituciones. Y que al verse interpelados por la sociedad civil, se sienten ofendidos y agredidos, esta reacción es parte de la negativa a comprometerse y marcar una posición clara y firme contra la violencia machista que las agresiones sexuales dejan de manifiesto.  


alejandro.contreras.rdz@gmail.com