Modelo de educación Tec 21

En  el Tecnológico de Monterrey se está implementando el modelo de educación Tec 21 con sus tres grandes pilares: profesores inspiradores, innovadores, actualizados, vinculados y que usan tecnología; flexibilidad en el cómo, cuándo y dónde se aprende, y experiencias de aprendizaje interactivas y retadoras.

Este modelo está centrado en la experiencia de aprendizaje del alumno dentro y fuera del aula donde el profesor actúa como tutor desarrollando competencias para enfrentar los retos del siglo XXI.  Los principales motivadores de este proyecto son: el desarrollo tecnológico y las oportunidades que brinda; así como los cambios en la educación superior en el mundo.

Dentro de este marco se ha creado la  “semana i” en un semestre regular de clases dedicada a la innovación, trabajo intensivo e inmersión total, en la que todos los alumnos de profesional participan simultáneamente de manera vivencial en actividades conjuntas y retadoras de aprendizaje para el fortalecimiento de competencias de egreso.

El objetivo principal consiste en innovar los procesos de formación del alumno en una semana para realizar proyectos de alto valor curricular, que difícilmente se pueden llevar a cabo durante una semana de clase normal; promover el trabajo en equipo e integración entre las diferentes generaciones de una carrera y el trabajo multidisciplinario con el fin de cambiar los esquemas tradicionales de evaluación a formas más vivenciales, donde la retroalimentación se vuelve el principal valor aportado por el profesor.

Durante este periodo de tiempo se ofrecerán al alumno actividades retadoras, que estimulen su capacidad de identificación de problemas, innovación, atracción de recursos e instrumentación de soluciones innovadoras a los problemas enfrentados, con una visión distinta del mundo en una cultura  de trabajo entre los alumnos.

Además se impulsará la vinculación de profesores y alumnos con empresas y entidades de la sociedad o gobierno, a través de las visiones integradas que cada carrera ofrece, incorporando proyectos y actividades orientadas al desarrollo de competencias transversales tales como: ética, ciudadanía y desarrollo sostenible; y competencias disciplinares como liderazgo, emprendimiento, innovación, pensamiento crítico, trabajo colaborativo y manejo de información.