De niña scout a mujer tamaulipeca: La misión es construir un mundo mejor

Nunca sabes con  quien te reunirá la vida, sin embargo así se cruzó en mi camino Aomori Matsumoto Barbosa, una jovencita sencilla de 24 años originaria de Ciudad Victoria, Tamaulipas quien es Licenciada en Comercio Internacional egresada de la Universidad Lasalle de Ciudad Victoria. Siempre he admirado a los jóvenes entusiastas, a quienes salen no sólo del Estado sino de nuestro país para continuar preparándose y un día regresar para aplicar lo aprendido en nuestro México.“Soy voluntaria desde que tengo memoria gracias al ejemplo de mi familia y  participo dentro del movimiento scout desde los 6 años.  Gracias al FLA pude ver algunas propuestas aquí en Argentina y encontré la Maestría Políticas Públicas para el Desarrollo con la Inclusión Social  y a pesar de aplicar a una beca en Londres me enamoré del programa, dejé de buscar y gracias al apoyo de mi familia y amigos me vine a estudiar para trabajar y  tener una visión más latinoamericana. Como mexicana estoy contenta disfrutando no solo de la cuestión académica sino cultural, de las personas, el intercambio y las perspectivas”. Inició como voluntaria y fue trabajando hasta llegar a ser  parte del comité interamericano de la red de jóvenes que funciona en todo Latinoamérica, el Caribe, Estados Unidos y Canadá acompañando a quienes están haciendo proyectos de alto impacto social y participación juvenil, además de estar como parte de la Secretaria de la Presidencia del Foro en Latinoamericano y Caribeño de la Juventud teniendo la oportunidad de estar en foros de Naciones Unidad a nivel internacional apoyando al FLA.

Los scouts fue el lugar donde le dieron de la primera oportunidad de manera institucional de tener la responsabilidad de seguir sirviendo, una plataforma donde aprendió: La parte política, comunicación y relaciones exteriores. También apoyando con objetivos dentro del grupo de jóvenes por los derechos humanos abriéndole las puertas para participar en Brasil, Londres y otros lugares del mundo.“Tengo la esperanza que se puede vivir da manera distinta en nuestra propia tierra.Tratar de apoyar desde la sociedad civil para además tomar acciones no el sentido partidista sino hacernosconsientes de cómo ser ciudadanos y ejercer nuestra ciudadanía para hacerla más activa y propositiva” Esta fue una parte de la charla con mi paisanita, conocer a esta joven me hizo pensar en la esperanza de dejar buenas generaciones y darnos cuenta que como sociedad no hay que esperar a que se haga algo sino involucrarnos como ciudadanos.