Los poemas de Girondo: sintaxis que crea música

Durante esta semana tuve la oportunidad de acudir a otra de las conferencias de Natalia Neo Poblet gracias a la invitación Viviana Rozenwitz, Directora de la Biblioteca del Centro de Lecturas; así que desde temprano y acompañada por mi sobrino llegué frente al Parque Centenario justo en Ambrosetti al 1000 de la capital a pesar del crudo invierno.

La literatura y el psicoanálisis: “Girondo y su Revuelta del lenguaje”,  este fue el tema que se tocó en un espacio muy íntimo repleto de escritores de la zona, lectores compulsivos y amantes de las letras quienes estuvieron atentos durante casi dos horas.

Dentro de este análisis psicoanalítico se desglosaron las letras del poeta argentino para envolvernos en diversos cuestionamientos: lo que es, lo que creemos que es y lo que quizá pudo ser.

Es importante comentar que además entre los asistentes se encontraba Susana Lange, sobrina de Oliverio Girondo (encargada de recopilar su historia y difundir sus obras) y quien a la mitad de la charla no pudo contener sus deseos de expresar la gran sorpresa que se llevó al escuchar esta conferencia: “Mi tío decía que para entender sus poemas había que leerlos tres veces en voz alta, los felicito por el espacio, fue muy agradable escuchar todos sus puntos de vista, yo quería saber que pensaban los psicoanalistas acerca de su escritura”.

Un verdadero acierto por parte de la Dirección General del Libro, Bibliotecas y Promoción de la Lectura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires el de continuar otorgando este espacio de forma gratuita con profesionales de gran nivel académico.

Por último comparto el siguiente texto:  “Se miran, se presienten, se desean, se acarician, se besan, se desnudan, se respiran, se acuestan, se olfatean, se penetran, se chupan, se demudan, se adormecen, despiertan, se iluminan, se codician, se palpan, se fascinan, se mastican, se gustan, se babean, se confunden, se acoplan, se disgregan, se aletargan, fallecen, se reintegran, se distienden, se enarcan, se menean, se retuercen, se estiran, se caldean, se estrangulan, se aprietan, se estremecen, se tantean, se juntan, desfallecen, se repelen, se enervan, se apetecen, se acometen, se enlazan, se entrechocan, se agazapan, se apresan, se dislocan, se perforan, se incrustan, se acribillan, se remachan, se injertan, se atornillan, se desmayan, reviven, resplandecen, se contemplan, se inflaman, se enloquecen, se derriten, se sueldan, se calcinan, se desgarran, se muerden, se asesinan, resucitan, se buscan, se refriegan, se rehúyen, se evaden y se entregan”, este es el poema 12 del argentino Oliverio Girondo…letras que lo recuerdan, que se quedaron para siempre y que hoy lo han hecho inmortal.