La mordida de Drácula cumple 25 años y su éxito continúa inmortal

La calle corrientes lucía espectacular, con esa cortina de luces que suele darle la bienvenida a los amantes de la cultura, del teatro, de las artes… caminé desde la Avenida 9 de julio impaciente, con pasitos cortos pero acelerados hasta llegar al 1639; en la puerta ya aguardaba mi amigo Omar Rojas. Detrás de nosotros la fila era kilométrica pero organizada. Ahí estaba, en el Teatro Astral, uno de los más importantes recintos de la Ciudad de Buenos Aires para vivir los festejos de los 25 años de Drácula, el musical- además de mis 33 años-.

Una criatura de Cibrian Mahler. Sin duda una producción impecable que me dejó sin palabras debido a la actuación de Juan Rodó, Josefina Scaglione, Nicolás Martinelli, Luna Pérez Lening, Adriana Rolla, Gastón Avendaño y Damián Iglesias, Hernán Kuttel, Luis Blanco, Karina Barda, Eluney Zalazar, Lucas Arbues, Laura Morelli, Diego Cáceres, Nicolás Bertolotto, Blanca Zunino, Ivano Nardacchione, María Luz Despósito, Alejandro Poggio, Bruno Pedicone, Magalí Saisi, Alejo Antonelli y Romano Piccato. Ellos son quienes le dan vida al mejor musical argentino, que estará tan sólo 12 semanas en cartelera y dará 50 representaciones.

 Las cortinas púrpuras aterciopeladas abrazaron ayer un teatro que vivió 3 horas que increíblemente no se sintieron en lo absoluto. Sólo la magia del teatro logra ese desvanecimiento del tiempo cuando se está disfrutando al máximo y Drácula-el musical- tiene ese don… el de dejarnos con ganas de más canciones, de más coreografías, de más sensualidad y mordidas del protagonista. Las butacas estaban llenas y las voces… vibraron hasta dejar al público de pie en medio de una ola de emociones que me transportaron hasta aquellas escenas recreadas con tanto cuidado. ¿Y las críticas? Será difícil para alguien que vaya a ver este musical ponerle un pero, el trabajo y dedicación se nota en cada movimiento, cada ensayo valió la pena y felicito a los involucrados. Un elenco talentoso, la música perfecta, escenografía única y las voces magistrales son los ingredientes perfectos que hacen que Drácula sea un éxito.

La temporada 2016 continúa derrochando sangre, terror, pasión...la recomiendo ampliamente, quien diría que fue en 1991 cuando por primera vez se despertó el vampiro y no ha parado de volar, de llegar muy lejos y seguramente su éxito tal como el mítico y oscuro ser… será inmortal.