La mezcla absoluta entre la gran familia del arte

El Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires se ha convertido en uno de mis lugares favoritos en estos últimos meses, la calidad de las exposiciones en este edificio que me recibió hace algunos días con la frase:“El museo es una escuela, el artista aprende a comunicarse y el público aprender a hacer conexiones” es totalmente único . Cientos de personas nos reunimos desde temprano para apreciar este proyecto de Luis Camnitze figura líder del conceptualismo latinoamericano , quien desde la entrada nos atrapó con esas líneas que te adentran y ubican como el punto central en el proceso educativo del arte.

Pero la semana apenas empezaba y la agenda cultural me convenció para acudir al Teatro Coliseo en donde se presentó con éxito el evento “Danza por la inclusión”, un programa del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación integrado por bailarines de todo el país bajo la dirección de Iñaki Urlezaga. La actuación en vivo de la Orquesta Sinfónica Municipal de Florencio Varelan bajo la dirección de Darío Domínguez nos llevó hasta este reencuentro con el baile clásico, neoclásico y contemporáneo dentro de cuatro piezas: “Cantares”, “La celebración”, “El talismán” y “Claro de Luna”.

Un espectáculo que duró dos horas y que fue transmitido en vivo durante su función de estreno con una majestuosa sala a su máxima capacidad. ¿Y como hablar del arte sin mencionar a quienes luchan por seguir creándolo? Por lo cual quiero hacer mención y reconocer por este medio el excelente trabajo de mi querida amiga Ivania Cox, originaria de Costa Rica pero radicada en Argentina quien fue invitada a la “Women International Playwrights Conference” en Sudáfrica 2015 a presentar su trabajo “Who’s Cecilia?”.

Cabe señalar que este monólogo fue seleccionado de entre miles de mujeres dramaturgas de todo el mundo. Y es que arte es un reflejo, una respuesta a la vida, un desprendimiento de emoción, una visión personal del mundo... es una medicina que beben los virtuosos a diario. Esto lo comprobé al asistir a la Galería de Arte “Martín Fierro” ubicada en Traful dentro del barrio de Nueva Pompeya. Hector Ramón González y Norberto Fianucci son responsables de este espacio en donde se reunió una nutrida cantidad de artistas locales dentro de la inauguración del evento “Colgada de arte y algo más”. Una cita donde el talento se convirtió en pinceladas, donde tuve el placer de escuchar la música del grupo “Sombrero Negro” y brindar con vino tinto.

En pleno barrio de tango donde alguna vez vivió Homero Manzi, ahí estuve sentada compartiendo sonrisas con nuevos amigos, capturando las obras, coleccionando recuerdos. Pablo Picasso decía que “El objeto del arte es quitar el polvo a la vida diaria de nuestras almas”, no dudo un instante en que por cada pestañeo de un artista surja esa necesidad de continuar con el legado de su inspiración, esa mágica fuerza, la misma que nos llevó a mezclarnos esa noche para compartir la cultura y que más allá de sentirnos asistentes logró unirnos con esa chispa divina que sólo encuentras en “la gran familia del arte”.