La literatura y el psicoanálisis: un hiato del que no hay retorno

Hace algunos días de entre las letras de la Agenda Cultural de Buenos Aires me encontré con una publicación que llamó poderosamente mi atención debido a su enfoque: “Romper con esa escritura del sentido”.

Anoté la fecha y me fui acompañada de mi amiga y coautora, la escritora Karina Rodríguez para ir juntas justo hasta la República Bolivariana de Venezuela al 1538 hasta toparnos con la Biblioteca Martín del Barco Centenera .

Una belleza rústica que se esconde entre el bullicio de la ciudad pero que se alimenta de muchos ávidos lectores que al igual que yo fuimos atraídos por este excelente ciclo de literatura y psicoanálisis. Si bien el destino es azaroso, como siempre es capaz de seguirme sorprendiendo y esta vez lo hizo divinamente al llevarme frente a la Lic. Viviana Rosenzwit, directora de la Biblioteca del Centro de Lecturas y Directora de “Viví Libros”.

Natalia Neo Poblet es escritora, psicoanalista, se desempeña como supervisor en el Hospital de Agudos José T. Álvarez, docente de cursos de posgrado, además de haber sido docente de la UBA en la carrera de Psicología de la materia Salud Pública.

Ella fue la encargada de realizar el análisis de las obras con el propósito de revelar aspectos de la mirada de estas autoras emblemáticas. El año pasado editó un libro junto a Guido Idiart  titulado “La máquina des-escribir.

El sujeto entre líneas”, que aborda ¿de qué se habla cuando se  habla de escritura?, ¿qué es una escritura?, ¿qué escribe?, ¿quién escribe cuando algo se escribe? y ¿qué es lo que no se escribe?. -“Mi fascinación por la lectura comenzó de muy pequeña, recuerdo estar tirada en el sillón de mi casa leyendo los libros que le pedía a mi madre que era bibliotecaria.

Siempre tuve una relación muy intensa con los libros. Terminaba uno y empezaba otro, como ahora. La escritura de Pizarnik como la de Lispector rompe con esa escritura de sentido. Entendiendo al sentido como lo que todos habitualmente entendemos por una palabra, por una frase.

Ellas ahí inventan otra cosa. Hacen una revolución en la lengua y en esa revolución una invención. Es este el punto de cruce entre la literatura y el psicoanálisis, ambas disciplinas trabajan con el lenguaje. Somos hijos del lenguaje, estamos construidos por el lenguaje, es decir, somos lo que han dicho de nosotros, venimos escritos por el otro.

Es tarea del adulto, del lector poder salir de eso que han dicho de uno para volverse a escribir con algo más propio. Pizarnik y Lispector logran encontrar su propia voz revolucionando el lenguaje y ahí esa escritura. Tal vez, todos tengamos que encontrar nuestro propio lenguaje para ser escritores de nuestro propio libro”- externó Neo Poblet tras concluir la conferencia.